María ​Penalva
Destacados
Mondo Alissia
Adios
Es el momento de irme ya que no puedo abarcar tanto
Todo sigue Igual. Esto no es un adiós, sino un hasta luego o eso espero. No hay nadie imprescindible en ningún lugar ni en ningún momento, a pesar de lo que creamos con el corazón. Y lo que no se puede hacer es intentar estar en todos los lados y a la misma vez. Es […]
Mondo Alissia
Izquierdistahistérica
Antes de ayer me sentí feliz al negarme a firmar un contrato donde por 500 € vendía hasta mis bragas (las que pone Happy en la trasera)
Collage 'Dance' de Alphonse Mucha, 1898
Antes de ayer me marqué un “puigdemont” supermegasatisfactorio. La mayoría entenderéis de lo que hablo, pero por si se le escapa a alguien lo que quiero decir, os lo explico. Lo que he hecho ha sido obligar a una de las partes contratantes, la contraria, a hacer una cosa que me beneficia a mí pero […]
Mondo Alissia
Voluntariado
De esa manera, ilusionada y esperanzada, me metí en este proyecto olvidando un pasado educativo lleno de chascos y sinsabores y recordando con mucho cariño a todos esos profesores que se forman y forman
Voluntariado Hoy es una de esos días donde se me amontonan los temas para escribir y contaros. Podría hablaros de mi viaje a Londres, de mis experiencias con el Master de educación y como chocan con la realidad del profesorado (o al menos del que me ha impartido a mí), de mi beca de colaboración […]
Mondo Alissia
La astenia primaveral, la vecina sociópata, el burrócrata y Juan Perro
Uno de los mejores directos que hay hoy en día en España
Maria Penalva, 8/05/2016
Foto: Salvador Rus

Ha llegado la astenia primaveral a Alcoy, y con ella la vecina sociópata, el burrócrata de turno y Juan Perro

Ha llegado la astenia primaveral, y a pesar del magnesio, voy por la vida atacá de los nervios y con ganas de matar. Y no es la regla.

Todo el mundo anda alterado, pero yo suelo pasar de puntillas entre los estados alterados y refugiarme en mundos alternativos mucho más amables. Sólo que esta vez, este último mes, con tanto trabajo pendiente, atrasado y futuro, ando yo también psicópata de la muerte y del morí y con la suspicacia elevada al cubo.

Y tanto es así, que he llegado a un punto en que prefiero al psicópata de mi libro, que hace sangre de mentira, que a la sociópata de la vecina que me registra el buzón dejándose las joyas dentro, debido a unos deditos porcinos y atascadores. Que cuando me encontré el anillako de oro dentro de mi buzón, aluciné peladillas de Alcoy. ¿Cómo sabía el cartero antipático que tira las cartas bajo la puerta y no las mete en el buzón, haya o no haya gente en el edificio, pues eso, como sabía el cartero que me hacía falta un anillako-sello de oro macizo para irme al Monte de Piedad?

Pues no lo sabía, es que tengo una vecina sociópata y metomentodo que me roba el correo. Y en una de esas se le cayó el anillo de las narices dentro de mi buzón. Y no sólo eso, cuando lo guardé en casa esperando una disculpa, me gritó por la escalera que era una ladrona y que le devolviera lo que era suyo.

Porque mi santo, emulando a Elvira Lindo, no me dejó practicar el tiro de largo alcance al ojo de la vecina sociópata. Porque yo recuerdo que era buena con los dardos. Imagínate con un anillako de un kilo de peso.

Tanto es así, que cuando me encuentro al burrócratra ineficiente del ayuntamiento, ese que sale en las novelas de Cervantes. Ese que te hace enviarle los datos mil y una veces, porque le falta un sello, una coma, un suspiro o lágrimas de sangre. Ese administrativo que se ha ganado su plaza y ni dios lo moverá de ella y se agarra a sus normas y dice por ahí no pasaran. Ese que sabe que su incompetencia jamás volverá a ser examinada y maltrata a todo el mundo con su ineficacia y su mala baba. Pues eso, que cuando me encuentro a Ese con plaza fija, me dan ganas de aplicar todo lo que he aprendido en años de adictismo a la novela negra, en especial las torturas que idea John Connolly en sus libros.

Y andando con esos ánimos fui al concierto de Juan Perro. Hay que reconocer que esperaba lo peor: peor asiento, peor y más alto cardado delante mío, una columna o una esquina que me tapara el escenario (todo eso me ha pasado antes). Pero no, genial el asiento, genial las vistas, genial el concierto de Juan Perro (eso ya lo sabía porque soy muy fanfriki de este hombre/dios)

Uno de los mejores directos que hay hoy en día en España, Juan Perro me arrulló con su voz y sus historias hasta que sentí que mis niveles de agresividad descendían y me encontré cantando No Más Lágrimas y Perro Flaco.

Sé que hoy todo volverá a ser lo mismo, y tendré que volver a enfrentarme/sufrir/padecer a la quinta columna de incompetentes que copan sitios oficiales por oposición, a vecinas que deshonran su nombre o la multitud de tareas pendientes/atrasadas y futuras que esperan en mi lista interminable.

Pero ya no es lo mismo, Juan Perro se ha tragado mi Astenia y me ha devuelto la Paciencia.

¿Os he dicho lo buenísimo que es este hombre?

Juan Perro: No más Lágrimas

 

ChJmIFkWgAAffcO

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Funcionario cultural says:

    Pues mira por dónde, ese concierto lo han programado, contratado, puesto a precio asequible y promocionado funcionarios “incompetentes”. Sin menoscabo del personal del Calderón, claro, más que eficaz en su labor y que trabaja para una empresa también contratada desde la Administración Pública con criterios de eficacia, eficiencia y capacidad, como se pide en las oposiciones para funcionario “incompetente”.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario