María ​Penalva
Destacados
Mondo Alissia
Adios
Es el momento de irme ya que no puedo abarcar tanto
Todo sigue Igual. Esto no es un adiós, sino un hasta luego o eso espero. No hay nadie imprescindible en ningún lugar ni en ningún momento, a pesar de lo que creamos con el corazón. Y lo que no se puede hacer es intentar estar en todos los lados y a la misma vez. Es […]
Mondo Alissia
Izquierdistahistérica
Antes de ayer me sentí feliz al negarme a firmar un contrato donde por 500 € vendía hasta mis bragas (las que pone Happy en la trasera)
Collage 'Dance' de Alphonse Mucha, 1898
Antes de ayer me marqué un “puigdemont” supermegasatisfactorio. La mayoría entenderéis de lo que hablo, pero por si se le escapa a alguien lo que quiero decir, os lo explico. Lo que he hecho ha sido obligar a una de las partes contratantes, la contraria, a hacer una cosa que me beneficia a mí pero […]
Mondo Alissia
Voluntariado
De esa manera, ilusionada y esperanzada, me metí en este proyecto olvidando un pasado educativo lleno de chascos y sinsabores y recordando con mucho cariño a todos esos profesores que se forman y forman
Voluntariado Hoy es una de esos días donde se me amontonan los temas para escribir y contaros. Podría hablaros de mi viaje a Londres, de mis experiencias con el Master de educación y como chocan con la realidad del profesorado (o al menos del que me ha impartido a mí), de mi beca de colaboración […]
Mondo Alissia
Verguenza propia y ajena
La vergüenza que me preocupa es una que llevamos todos nosotros interiormente. Una que nos impide decir realidades de nuestra vida por considerarlas vergonzantes
Maria Penalva, 11/01/2017

Creo que ya he convertido en costumbre que en la primera columna de año nuevo hable de propósitos más intangibles que los que normalmente nos aplicamos. Que no digo que estén mal, sobre todo cuando son realistas y está en nuestras manos cambiar/mejorar o crear nuevos hábitos convenientes a nuestra salud tanto física como mental. Véase aprender inglés, ir a nadar, perder unos kilos o tomar lecciones de cocina hindú-pakistaní.

Este año me gustaría compartir con vosotros el propósito intangible que me he propuesto alcanzar a lo largo del 2017 y dicho sea de paso, él que le he pedido a los Reyes Magos. Tiene que ver con la vergüenza y tiene que ver con perderla un poco. Pero no me refiero a la clásica, a esa que en proporciones normales no interfiere en tu vida normal más que por unos arreboles a destiempo o un tartamudeo no deseado.

La vergüenza que me preocupa es una que llevamos, en general creo, todos nosotros interiormente. Una que nos impide decir realidades de nuestra vida por considerarlas vergonzantes. Hechos, acciones que deberían avergonzar a quién los hace, y no a quién los sufre.

Cuántas veces no os ha pasado que vuestro jefe ha incumplido vuestro contrato, os ha faltado al respeto u os ha insultado, y en vez denunciar nos hemos avergonzado. Y hemos aguantado, o hemos buscado otro trabajo sin abrir la boca.

Cuántas veces alguien cercano a vuestra vida en una posición de poder y escudado detrás de una sonrisa os ha machacado la moral con observaciones sobre vuestro comportamiento o hábitos de vida y nos hemos callado avergonzados para no entrar en disputa, o en conflicto.

Cuántas veces en un comercio/bar/tienda nos hemos sentido tratados con mala educación, o timados respecto al precio o nos han vendido algo en malas condiciones y encima nos han cobrado. Y no hemos dicho nada, por vergüenza.

Yo creo que se debe a una educación basada en evitar los conflictos, aunque tú seas el sufriente, una educación de estatus medio bajo diría yo. Porque las personas de categoría no sólo esperan que las traten bien y justamente, sino también incluso con deferencia.

Desde pequeña yo siempre he escuchado a mi madre frases del tipo ‘aguanta que es tu jefe’, ‘vas a coger fama de conflictiva y no encontrarás trabajo’, ‘no te enfrentes que es peor para ti, porque es tu profesor y lleva todas las de ganar’, ‘pues no vuelves a esa tienda y ya está’.

Todos los consejos consisten en estar callada, en no hacerse notar, en no protestar, y así avanzar por la vida, con la cabeza gacha y recibiendo de unos cuantos porque sí. Porque ellos lo valen.

Además esta actitud compartida genera que la gente de nuestro alrededor no quiera escuchar esta clase de historias, prefieren no ver, no escuchar, no oír. No implicarse. No meterse en problemas. Pasar por la vida indiferentes, más leves, mucho más egoístas.

Pues bien, mi propósito de este año, es volverme una persona un poco incómoda para las personas que incomodan. Y dejar de tener la vergüenza torera que nos impide quejarnos cuando nos tratan mal, nos estafan, no hablan con mala educación o nos faltan el respeto. Sea quien sea.

Es tan sencillo como el ‘quererse a uno mismo’ típico de cualquier manual de autoestima. Este amor hacia nosotros, hacia nuestra autoestima, pasa por devolver a los comercios las cosas que no están bien, quejarse del servicio de un camarero, decirle a una persona que te está faltando sea jefe, profesor, o amigo insoportable, ‘oye a mí no me hablas así’

Y si cojo fama de conflictiva, porque no callo y aguanto, qué le vamos a hacer.

Lo que es seguro es que voy a jugar mucho más feliz en un patio limpio de matones.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario