Destacados
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (21): la apexinamenta general que nos invade
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Conozco un tipo que estaba en la terraza de un bar, que intentó beberse un tercio de Mahou sin quitarse la mascarilla y que acabó perdido de cerveza. Hay fumadores que han quemado una buena cantidad de guantes de látex mientras intentaban encenderse un cigarro. Y se han dado casos de brillantes economistas que tardan […]
Punto de vista
La alcoianía en els temps del còlera (20): conspiracions i pocavergonyes 
Cròniques del coronavirus a la industriosa ciutat del Serpis
L’altre dia vaig anar després de tres mesos a la perruqueria. Mixta, com haurien de ser totes les coses. Incloent-hi les esquadres especials. S’assabenta un de moltes coses a la perruqueria. Més que llegint els diaris. De fet els diaris, els mitjans de comunicació, cada vegada s’assemblen més a replanells d’escales, sopars de filà, associacions […]
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos de cólera (19): el peso de la lógica
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Tras anularse las Fallas y las Hogueras, la suspensión de las Fiestas de Alcoy de 2020 cayó en cuestión de horas como una ficha de dominó. Al final, se impuso la lógica. Ayuntamiento y Casal comparecieron ante la opinión pública para anunciar que lo que no puede ser no puede ser y además es imposible: […]
Punto de vista
Réquiem por la prensa
Es triste que un periódico se convierta en mamporrero del gobierno, pero es catastrófico cuando son todos los diarios del país los que ponen a huevo la jodienda adoctrinadora
Carlos Merchán, 2/07/2014

He sido un fulano a un periódico pegado al sobaco toda mi vida adulta. El periódico era la biblia de la mañana, el oreo de una realidad más o menos tamizada, la certidumbre de que, al otro lado del café y de mis gafas, había vidas paralelas, cosas, eventos reales y verdaderos que alguien me contaba con más o menos destreza, con más o menos imparcialidad.

Casi siempre he considerado sagrada la letra impresa del periódico, tan auténtica, real y dignamente dispuesta como la bruma de los polígonos industriales con los que me topaba a diario o la fiera frialdad de las estaciones de ferrocarril o los semáforos atormentadores o el viento secante en las esquinas tangentes. Casi todas mis mañanas han estado gobernadas por el olor a tinta recién parida, el exquisito perfume del papel que, junto al café, me hacían sentir un tipo dulcemente vivo y medianamente documentado.

Pues ¡a tomar por culo el periódico en papel! Se acabó. Los grandes han claudicado. Todos. En los últimos tiempos, “El País” era mi consuelo. Parecía el último bastión de la resistencia pero, de pronto, una lengua lamerona, grande y empalagosa empezó a chuparle el culo al poder. Se acabó lo que se daba. Y se acabaron las mañanas en que la verdad bailaba bajo un epígrafe. Es triste que un periódico se convierta en mamporrero del gobierno pero es catastrófico cuando son todos los diarios del país los que ponen a huevo la jodienda adoctrinadora y los jodidos adoctrinandos somos nosotros, lo que hasta ahora pensábamos que no había nada más placentero, inocente y enriquecedor que sentarse uno a voltear hojas y opiniones con visos de imparcialidad antes de empezar a partirse la cara con las horas. Una de las primeras medidas de toda dictadura que se precie es hacerse con los medios de comunicación. Esta peña de buitres ya lo ha conseguido. Sólo falta que resuciten el Nodo para cantar sus propias hazañas y las de sus marquesonas. A la tele también le han metido mano con no poca aplicación y solvencia que, el otro día, nos pusimos mi chico y yo a zapear en busca de Bob Esponja y la pantalla parecía un solar negro adobado con las hierbas siniestras de la censura. A no sé cuántos canales le vimos la boca del túnel desdentada y negra como la pez. Uno de cine, entre ellos. Y no. Yo me planto. Yo no quiero que mi hijo viva el miedo que viví, que vivimos y que, de algún modo, vuelve a estar presente, garrotazo y tente tieso y chitón de tarabillas, aquí ¿quién manda…?

Para terminar: Aquí un ex -lector de periódicos después de un ex -votante. Por cierto: según las últimas y sesudas investigaciones de los más eximios propagandistas del régimen a Manolete no lo mató un toro, a Manolete lo mataron los cojones de Pablo Iglesias, el Coletas. Con un par, tron.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario