Destacados
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (21): la apexinamenta general que nos invade
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Conozco un tipo que estaba en la terraza de un bar, que intentó beberse un tercio de Mahou sin quitarse la mascarilla y que acabó perdido de cerveza. Hay fumadores que han quemado una buena cantidad de guantes de látex mientras intentaban encenderse un cigarro. Y se han dado casos de brillantes economistas que tardan […]
Punto de vista
La alcoianía en els temps del còlera (20): conspiracions i pocavergonyes 
Cròniques del coronavirus a la industriosa ciutat del Serpis
L’altre dia vaig anar després de tres mesos a la perruqueria. Mixta, com haurien de ser totes les coses. Incloent-hi les esquadres especials. S’assabenta un de moltes coses a la perruqueria. Més que llegint els diaris. De fet els diaris, els mitjans de comunicació, cada vegada s’assemblen més a replanells d’escales, sopars de filà, associacions […]
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos de cólera (19): el peso de la lógica
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Tras anularse las Fallas y las Hogueras, la suspensión de las Fiestas de Alcoy de 2020 cayó en cuestión de horas como una ficha de dominó. Al final, se impuso la lógica. Ayuntamiento y Casal comparecieron ante la opinión pública para anunciar que lo que no puede ser no puede ser y además es imposible: […]
Punto de vista
Agosto
Un artículo sobre el veraneo en Alcoy, la soledad del mes de Agosto y la actualidad, que aun no siendo rabiosa produce rabia.
Carlos Merchán, 21/08/2014

Pasa agosto como lluvia seca sobre el secarral de Alcoy. No me he movido de aquí y, a fe mía que lo tengo por experiencia única. Días de insoportable levedad y noches de calor denso y despreocupada inercia. Alcoy, en agosto, es una forma de coger el coche sin miedo al aparcamiento,

un modo de tomar un café sin prisa, una higa a la calima de la carretera y al muy saludable vicio de hurgarse la nariz en un atasco del copón, carretera de la Coruña adelante. Quedarse en casa en agosto a echar el veraneo es un muy recomendable ejercicio de cordura. Lo juro. Desde aquí mi más profundo agradecimiento a todas las alcoyanas almas caritativas que me ofrecieron sus paraísos terrenales en forma de casita de campo con piscina reparadora, buena compañía y (alguna vez hubo suertecilla) una colación importante de pericana churrusca, potrota de calibre y fresca, amorosa, espumosa y salutífera birra . En su alma grande y desprendida encomiendo mi veraneo menestral. Bendito sea Dios y alabado su santo nombre.

Pero en agosto, y aunque no te muevas de casa y aunque la casta política nos de un respiro entre olas, bikinis lacios, desapariciones (¿que fue de la ministra de sanidad, sus jaguares y sus conjuntos?) y orvallo gallego (¡qué majo Rajoy en chubasquero!), siguen pasando cosas. Este agosto ha sido el de la epidemia. El ébola, esa cosa rara, (para mí tengo que flor del mal de un laboratorio, esperemos que flor de un día), saltando el terreno en donde fue dulcemente depositada. Toma recortes en sanidad, que el ébola nos pilla con el pie cambiado y sin un puto hospital a punto. La confesión de los pecados más que capitales del molt honorable Pujol y familia que quedarán en agua de borrajas, humo de pajas, papel mojado, sin propósito de enmienda, sin penitencia y sin pisar el trullo. Al tiempo. La muy oportuna recomendación del ministerio del interior a toda mujer susceptible de ser violada de llevar un pito al cuello (de silbar, se entiende), cerrar las persianas a cal y canto, no frecuentar caminos no frecuentados, evitar hacer cola en la parada del autobús cuando sólo el viento la habita. No sé ustedes, pero yo, mujer, con semejantes recomendaciones no saldría de debajo de la cama ni para ir a por tabaco. El ministro de educación, en un alarde de querencia al ancien régime, da el visto bueno, incluso el visto cojonudo a la fundación Blas Piñar “que favorecerá el estudio de su obra religiosa, política y jurídica y su contexto sociopolítico, inspirada en los ideales de Dios, Patria y Justicia, para la memoria colectiva del pueblo español”. Arriba España manque pierda. Pienso estudiarme su obra de pe a pa que uno va haciéndose su culturilla y el ideario acogotado de don Blas, presumo, no tendrá desperdicio, so pena que sea todo él un desperdicio, un cagallón, una mierda pinchada en un palo. La fundación de don Blas, como todos los delirios de la derechona nos costará un pico ¡ay!. Los niños de ceniza y humo de la franja de Gaza, los niños rotos, los niños descabezados, los niños que perdieron su columpio y su comba en sus ojos de muerto prematuro. Esta puta mierda de raza humana que no descansa ni en agosto. En fin.

Aquí, en este país que antes se llamaba país, volverán las oscuras garrapatas a chuparnos la sangre y la moral. Volverá septiembre y su esquelética hojarasca amarilla y no habrá pasado nada. Los embaucadores, los asesinos de palomas, también descansan, pero vuelven con el tirachinas cargado.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario