Destacados
Punto de vista
Jumpman
L’esport és una gran indústria que ben entesa es pot aprofitar per a donar llocs de faena dignes a moltes i moltes persones
En aquesta nova entrega per a Tipografia La Moderna vaig a autoplagiar-me, però és que crec que aquesta idea que revoloteja el meu cap, mereix el màxim de ressò possible i cada vegada que em donen l’oportunitat d’escriure, d’expressar-me, ahí està el meu ‘Jumpman’. Fa ja més de 30 anys que tinc aquesta idea rondant. […]
Punto de vista
1.d4 d5 2.c4
...a vegades sorgeixen menuts miracles com aquest darrer, amb el serial de la noia que juga un “1.d4 d5 2.c4”.
N’estic segur, que com tants altres, i en part jo mateix; ara fa uns segons, vostè s’ha marcat un punt perquè coneixia aquesta successió de moviments que posa títol al present text. Pot ser ho està fingint, perquè acaba d’aterrar en aquest nou diccionari d’entre les seixanta quatre rajoles bicolors, o simplement seguirà llegint per […]
Punto de vista
El imparable impacto del “Penaguilagate”
El escándalo protagonizado por el alcalde nos ofrece un retrato de grupo de la actual escena política alcoyana
El “Penaguilagate”, la noticia de que la primera autoridad alcoyana había fijado su residencia en Penáguila en lo más crudo de la pandemia, ha tenido una inesperada consecuencia: nos ha ofrecido a todos los alcoyanos una valiosa fotografía de grupo de la política local. Tras casi un año de anormalidad, en el que todas las […]
Punto de vista
Alcoyano – Athletic Club: resaca de una borrachera de moral
La mañana siguiente del partido del Alcoyano contra el Real Madrid me trasladó a una resaca dulce después de una borrachera de moral
Mauro Colomina, 26/01/2021

En la serie “Gambito de Dama” el actor Thomas Brodie-Sangster interpretando a uno de los mejores jugadores de ajedrez estadounidense, Benny Watts, un friki que parece un mal imitador de Indiana Jones, le dice a Beth Harmon que la razón por la cual los rusos son los mejores jugadores de ajedrez del mundo es porque se ayudan entre ellos. Y remarca: “juegan juntos, como un equipo, especialmente en los desplazamientos”. En cambio los estadounidenses trabajan solos porque son unos individualistas. Acercándolo al símil futbolístico, el partido del miércoles fue una partida de ajedrez donde ganó un equipo frente a once jugadores individualmente extraordinarios pero colectivamente erráticos y confiados. Los blanquiazules fueron metódicos y ordenados; los blancos, creyéndose superiores, dejaron a su rey en jaque demasiadas veces.

El Real Madrid vino sabiéndose un partido difícil pero no complicado, era fácil prever que el Alcoyano no dejaría espacios y que el campo jugaba a favor del local, pero volvió a infravalorar las capacidades de los equipos de adaptarse y luchar hasta el minuto final. Los pobres estamos cansados de los imposibles y cuando se consiguen derrumbar, el estruendo suena a gesta épica.

El Alcoyano vive en un hype tremendo desde hace una semana pero, como suele ocurrir en la vida, los momentos más importantes no son los más reconocidos, como tampoco lo más caro es mejor. Cabalgamos, desde hace unas semanas, entre lo humano y lo divino. De momento, el partido importante, el encuentro realmente importante, lo ganó contra el Orihuela el domingo. Entre flashes de cámaras se esconde lo trascendental para el Alcoyano: lo mundano. Muchas veces lo verdaderamente importante no es lo que sale en las noticias.

El jueves nos enfrentamos a otro equipo de primera división, el Athletic Club de Bilbao, que será el tercero después de las victorias ante Huesca y Real Madrid. No será lo mismo ante un Athletic mucho más preparado y concienciado sobre los peligros de venir a El Collao y con una tradición copera que le ha llevado a ganar veintitrés trofeos de Copa del Rey y catorce subcampeonatos. Jugarán dos equipos aguerridos, dos equipos a los que separan las trascendencias del partido: al Alcoyano se le exigirá lucha; al Athletic pararle los pies a un equipo de segunda B con el guapo subido y con un héroe involuntario llamado José Juan.

Si hay una cosa más jodida que tener fama es gestionarla bien. Pero el Alcoyano no necesita reivindicarse como un equipo que no es, está muy claro que la competición prioritaria es la liga y que las victorias contra equipos de primera división en Copa del Rey son un vaso de agua en una travesía por el desierto. Pero, mientras tanto, disfrutemos del camino.

El Athletic no será lo mismo. Vendrán Villalibre y su trompeta, que representan toda una filosofía de gestión deportiva engendrada desde la base, desde la modestia, desde el arraigo y el esfuerzo. El Alcoyano jugará su juego y nos hará sufrir, porque no entendemos el deporte sin pasión, sin tensión y sin lucha y, pase lo que pase, habremos ganado más que perdido: Dios aprieta pero no ahoga.

Corre por redes una retransmisión televisada del partido de Copa en inglés, con un apasionado locutor al que le cuesta nombrar correctamente a los jugadores del Alcoyano, cuando Juanan estrella el balón al fondo de la red del Real Madrid el locutor, emocionado, exclama: ALCOYANO, I CAN’T BELIEVE IT!

Está claro que no conocía al Alcoyano y su moral.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario