Destacados
Punto de vista
Alcoyano – Real Madrid: ya hemos ganado
En el fútbol de verdad la pelota se mancha de barro, y los jugadores también
Partido de Liga entre el Madrid y el Alcoyano en septiembre de 1947, duelo que terminó con empate a dos
Me llamaron la atención las palabras de Zidane después del partido en el Sadar contra el Osasuna: “no ha sido un partido de fútbol”. El Real Madrid había empatado contra el Osasuna y Zidane se vio autorizado para determinar lo que es fútbol y lo que no que, por otra parte, es algo muy común […]
Punto de vista
Salvar la Navidad de 2021
Una pregunta sin respuesta nos atormenta: ¿cuántos meses de normalidad le podremos arañar a este año recién iniciado
Empieza el año con millones de personas dándose ánimos las unas a las otras. Es un ejercicio de fe planetario, que se basa en un razonamiento aparentemente infalible: después del desastre de la pandemia en 2020, es imposible que las cosas puedan ir a peor. En medio de las demostraciones impostadas de optimismo flota un […]
Punto de vista
Toda historia tiene su fin… o no
Me voy. Llevo un cuarto de siglo en Alcoy y como dice la canción de Nino Bravo, ha llegado el momento de partir. Pero con este adiós me llevo un montón de cachitos de Alcoy en forma de entrañables y maravillosos recuerdos. La ciudad que dejo tiene para mí un cierto sabor agridulce -me da […]
Punto de vista
¿Cómo me la peatonalizaría yo?
Disquisiciones sobre una de las peores maldiciones del casco antiguo de Alcoy
Javier Llopis, 5/10/2020
FOTO: PACO GRAU

Alcoy debe ser una de las pocas ciudades medias del mundo que carece de un casco histórico peatonal. Esta dolorosa singularidad se puede atribuir a una letal combinación de torpeza de los gobiernos municipales y de irresponsable rechazo por parte amplios sectores del vecindario y de las asociaciones de hosteleros y comerciantes. Mientras pasábamos décadas instalados en este estéril tira y afloja, por las calles del centro crecían los letreros de se vende y los derrumbes de casas creaban un paisaje apocalíptico. La situación ha llegado a tal punto, que ya hay más de un cenizo que dice que si tardamos unos años más en poner en marcha el dichoso plan de peatonalización; al final, ya no quedará nada que valga la pena peatonalizar.

El guión de esta triste película ha sido siempre el mismo: un ayuntamiento se arma de valor y anuncia un plan para convertir en vías peatonales algunas calles principales del casco antiguo; comerciantes, vecinos y hosteleros se sublevan, recogen firmas, cuelgan pancartas y pronuncian amenazas de hecatombe general; el ayuntamiento en cuestión se acojona ante las posibles consecuencias electorales de esta decisión y la peatonalización se entierra en un cajón, a la espera de que venga otra corporación más osada, aplicándose al pie de la letra el dicho “el que venga detrás que arree”. Gobiernos municipales de todos los colores políticos se han estrellado con este muro indestructible, en cuya construcción también ha colaborado una ciudadanía que afronta desde la indiferencia cualquier cosa que tenga que ver con el corazón de su ciudad.

A pesar del maltrato con que lo castigan los alcoyanos, el casco histórico es un entorno urbano agradecido y resultón. Cualquier iniciativa de mejora que se haga en esta zona (desde la Plaça de Dins a la calle Sant Francesc) provoca una reacción positiva inmediata y hace que en espacios al borde de la muerte florezcan rápidamente los bares y las terrazas. Todos estos milagros se han producido de una forma dispersa, sin ningún tipo de plan previo, a base de voluntad y de esfuerzo de los empresarios que han decidido arriesgarse y apostar por ubicar sus negocios (habitualmente hosteleros) en esta tierra maldita.

Tras unos años de titubeo, el actual gobierno municipal ha decidido jugársela otra vez con la peatonalización. De nuevo parece repetirse el argumento de la película: quejas de comerciantes, pancartas, recogidas de firmas, manifestación en la Bandeja y partidos de la oposición intentando pescar entre las contradicciones y los errores de la propuesta oficial. Sólo cabe hacer rogativas al cielo para que el actual ayuntamiento tenga más suerte que sus antecesores y logre –si es posible vía consensos- la ansiada normalización.

A favor del plan del Ayuntamiento hay un argumento de peso: las cosas están tan horriblemente mal en el centro, que ni la peatonalización más chapucera podría empeorarlas. Dejar la zona cómo está es mantener la condena a muerte lenta en la que vive sumida desde hace décadas.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Mercedes Moreno Sátorres says:

    Su artículo, muy interesante, pero antes de hablar de que los vecinos y comerciantes estamos intentando parar la peatonalizacion, no es correcto, lea bien las pancartas y escuche lo que pedimos, antes de juzgar, si queremos la peatonalizacion, pero bien hecha, y sin contar arterias principales, ya que dejaría a la zona alta totalmente incomunicada, un saludo

  2. DelCentredetotalavida says:

    La mayoría de las veces estoy de acuerdo con las reflexiones y opiniones de Javier, tan solo un pequeño apunte; si las ventajas de la peatonalización son de una claridad meridiana… mejor calidad de vida, menor contaminación, mayor actividad económica… ¿ Por qué no se realiza en otros barrios como Santa Rosa o Juan XXIII? Un mayor número de ciudadanos se beneficiarían de las indiscutibles bondades de la peatonalización.
    Se podría empezar a descentralizar Alcoi y no siempre experimentar (ensayo-error) con el Centro

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario