Destacados
Punto de vista
Jumpman
L’esport és una gran indústria que ben entesa es pot aprofitar per a donar llocs de faena dignes a moltes i moltes persones
En aquesta nova entrega per a Tipografia La Moderna vaig a autoplagiar-me, però és que crec que aquesta idea que revoloteja el meu cap, mereix el màxim de ressò possible i cada vegada que em donen l’oportunitat d’escriure, d’expressar-me, ahí està el meu ‘Jumpman’. Fa ja més de 30 anys que tinc aquesta idea rondant. […]
Punto de vista
1.d4 d5 2.c4
...a vegades sorgeixen menuts miracles com aquest darrer, amb el serial de la noia que juga un “1.d4 d5 2.c4”.
N’estic segur, que com tants altres, i en part jo mateix; ara fa uns segons, vostè s’ha marcat un punt perquè coneixia aquesta successió de moviments que posa títol al present text. Pot ser ho està fingint, perquè acaba d’aterrar en aquest nou diccionari d’entre les seixanta quatre rajoles bicolors, o simplement seguirà llegint per […]
Punto de vista
El imparable impacto del “Penaguilagate”
El escándalo protagonizado por el alcalde nos ofrece un retrato de grupo de la actual escena política alcoyana
El “Penaguilagate”, la noticia de que la primera autoridad alcoyana había fijado su residencia en Penáguila en lo más crudo de la pandemia, ha tenido una inesperada consecuencia: nos ha ofrecido a todos los alcoyanos una valiosa fotografía de grupo de la política local. Tras casi un año de anormalidad, en el que todas las […]
Punto de vista
Crueldad brutal
Javier Llopis, 27/04/2018

Las teles repiten en bucle el vídeo de Cristina Cifuentes durante horas. Las imágenes de los 3,14 minutos de humillación ocupan de forma permanente algo más de media pantalla, dejando un pequeño hueco para que los tertulianos de turno asomen sus caritas indignadas y hagan leña del árbol caído. Las redes revientan en bromas, memes y todo tipo de sarcasmos previsibles, en una delirante competición en la que todos corren en busca de la metáfora más dolorosa o del adjetivo más hiriente.

La exhibición de crueldad provoca vértigo y vergüenza ajena. Ninguna persona en este mundo, por corrupta o por impresentable que sea, se merece un ataque de estas proporciones. El espectáculo del linchamiento de un ser humano en la plaza pública resulta repugnante y odioso, pero nadie parece dispuesto a apearse del tren del ensañamiento. Las audiencias y los likes mandan; todos quieren su minuto de gloria justiciera, aunque para ello sea necesario llenarse las manos de sangre y de vísceras en esta terrorífica operación de casquería política.

No hay ni el más mínimo asomo de piedad. La imagen de un político de alto copete pasándolas putas en el siniestro cuarto trastero de un hipermercado es una tentación irresistible a la que acabamos sucumbiendo todos. No hay perdón para esa pija elegantemente vestida, que ha sido sorprendida robando en un hipermercado y que intenta responder torpemente a los requerimientos de un guardia de seguridad. No hay en este festival de “sang i fetge” ni un gramo de humanidad, esto es una masacre mediática y aquí no se hacen prisioneros: la mala de esta película ha robado dos frascos de crema de belleza que valían 40 euros y la repetición “ad nauseam” de esa evidencia nos autoriza a proceder a su destrucción personal sin ningún tipo de limitación ética ni estética. El resto son gilipolleces y signos de debilidad.

Aunque a primera vista parezca un ritual de canibalismo, esto en realidad es política. En algún oscuro rincón de la maquinaria de este sistema se ha producido una avería que permite que hechos como éste jueguen un papel clave en el diseño de los asuntos públicos de este país. El PP ha filtrado la grabación del robo para deshacerse de una compañía incómoda, la oposición está encantada de apuntarse una nueva víctima a su lista de objetivos, los medios más sensacionalistas han encontrado petróleo con esta historia y la mayor parte de los mortales nos hemos subido alegremente a la ola de demagogia sin pararnos ni un minuto a reflexionar sobre el imprescindible factor humano.

Dicen los expertos que estas oleadas de violencia verbal son una reacción lógica de una opinión pública indignada ante la impunidad con que se están saldando la mayor parte de los casos de corrupción política de este país. Estaríamos ante algo parecido al derecho al pataleo, ejercido por unos ciudadanos que ven con impotencia como situaciones escandalosas se cierran sin que sus responsables reciban ningún tipo de castigo. Aunque el desahogo nos pueda parecer legítimo e incluso saludable, convendría hacer un esfuerzo para separar lo sustancial de lo accesorio, para pensar que mientras linchamos a Cristina Cifuentes por un hecho que pertenece a su esfera más íntima y más personal, el país sigue gobernado por un señor llamado Mariano Rajoy que dio cobijo y apoyo logístico a una interminable lista de políticos corruptos (incluida la protagonista de este drama) y que sigue subido en el machito como si nada de esto tuviera que ver con él.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario