Destacados
Punto de vista
Francesc Bernàcer, un clàssic
Entre moltes de les acepcions de l’adjectiu “clàssic” hi ha una que ve a ser sinónima de “digne d’admiració  i d’imitació”. Francesc Bernàcer, és un clàssic de dalt a baix. Tots els que vam tindre la fortuna de conviure amb ell, acabàrem admirant la seua personalitat íntegra i el profund coneixement de la cultura no […]
Punto de vista
La pandemia se echa al monte
El turismo de alpargata y mochila abarrota nuestros espacios naturales
Atasco de alpinistas sobrevenidos en la cima del Puig Campana. FOTO: PEP JORDÁ
Bueno, bonito, barato y seguro. Esas son las claves del nuevo turismo nacido de las limitaciones y de los miedos de la pandemia. Cualquiera que se haya acercado un fin de semana a la Font Roja, a Els Canalons o la Vía Verde ha podido asistir en primera fila a este fenómeno: multitudes procedentes de […]
Punto de vista
Carabasses
Esperava trobar a una veïna que cantara ‘Moon River’ recolzada en la finestra, que tinguera un gat que li digueren Gato
Encara que ho parega per les dates i pel títol no vaig a parlar de Halloween, una de les moltes importacions des del món del tio Sam -ex Trump i ara Biden- i potser la que menys m’agrada i de les que més tremolor en fa. Tampoc de la carabassa en la que es convertia […]
Punto de vista
Cuaderno de campaña: Todo será pavor, susto y espanto
Meditaciones sobre la noche electoral del 28 de abril
Javier Llopis, 29/04/2019

Aunque el deporte nacional de este 29 de abril de 2019 es hacer leña del árbol caído del PP, hay que romper una lanza en favor de los populares y destacar una de sus más acrisoladas virtudes: su capacidad para asustar a la gente. Las huestes de Pablo Casado son buenas dando miedo y la mejor prueba de ello es que este domingo millones de españoles han corrido aterrorizados a las urnas para votar al PSOE y evitarse el sofocón de verse gobernados por un partido empeñado en una competición suicida por los votos de la ultraderecha.

“Todo será pavor, susto y espanto”. La campaña popular parecía inspirada por esa frase amenazante que cada 24 de abril pronuncia el Embajador Moro en la plaza de España, mientras al público y a los ocupantes cristianos del castillo les entra el tembleque al ver cómo se las gasta la alegre muchachada del caudillo Al Azraq. Alguien debería de haberle explicado al líder del PP que estos excesos oratorios están bien para el Día del Alardo, pero huelen a cuerno quemado cuando uno participa en un debate político. El resultado es el que pudimos ver en la interminable noche electoral del 28 de abril: Casado se levantó por la mañana creyéndose una reedición juvenil de José María Aznar y a la hora de acostarse se había convertido en una patética versión de Hernández Mancha. Una catástrofe electoral sin paliativos, que deja seriamente tocado al primer partido de la derecha española.

La victoria inapelable de los socialistas, a nivel nacional y en la Comunitat Valenciana, demuestra que la gente prefiere los estímulos positivos a las películas de terror. En estos tiempos duros, el personal agradece algún motivo para ilusionarse y rechaza de forma mayoritaria a aquellas fuerzas políticas que basan su mensaje en vender el Apocalipsis en bonitos fascículos coleccionables.

Aplicando el viejo dicho alcoyano de que “un bolet és una lliçó”, a la derecha española le toca revisar en profundidad su agenda de prioridades ideológicas. Una de las consecuencias más positivas de los resultados de esta cita electoral es que el PP tendrá que modificar de forma drástica su mensaje político, regresando a los terrenos de la moderación en los que este partido obtuvo sus mejores resultados. Rajoy debe estar partiéndose el pecho, mientras se fuma un enorme purazo.

Nota: A la hora de cerrar nuestra edición, las multitudes seguían esperando ansiosas la comparecencia de José María Aznar para explicar qué él no tiene nada que ver con una catástrofe de la que ha sido el principal líder espiritual.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario