Destacados
Punto de vista
Matando bares a cañonazos
El cierre de los locales de ocio nocturno, la legalidad y el sentido común
Vivimos tiempos extraños en los que todo el mundo apuesta por la inteligencia artificial y en los que nadie parece echar cuenta del sentido común. Las administraciones públicas son entes  paquidérmicos ajenos a toda lógica, que se han especializado en matar moscas a cañonazos. La situación creada con el cierre total de los locales de […]
Punto de vista
Obri la llauna
Un endoll, una claueta i l’instrument en mà. Un faristol mig recolzat d’amunt una taula, i una prestatgeria ordenada per a l’ocasió. Tot guardava per tal de disposar la següent lliçó... Tot, si els auriculars funcionaven, o no es queien, o qui sap qui i perquè, li venia de gust actualitzar-se
En pocs dies tornem re-agrupar-nos, amuntegar-nos i també il·lusionar-nos per tal de novament prendre parit en moltes lliçons. Tant a dins de classe coma fora esperant el nen que corre cap als braços de l’avi que l’espera, el proper curs ja ens està a l’aguait i disposat a avançar-nos per la dreta.
Punto de vista
El coronavirus y la teoría de la olla de pito
¿Serán capaces de aguantar los alcoyanos un periodo tan largo de privación de todas sus válvulas festivas de escape?
FOTO: PACO GRAU
Hay una teoría sociológica que asegura que Alcoy funciona con el mismo mecanismo que una olla de pito. Esta línea de pensamiento parte de una descripción tópica del carácter de los alcoyanos, a los que se considera una gente seria y trabajadora, poco dada a exteriorizar sus sentimientos.
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (5): esto de hacer Historia es una mierda
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Javier Llopis, 22/03/2020

Somos unos peliculeros. Para nosotros, hacer Historia era cabalgar con el Séptimo de Caballeria junto a Errol Flynn, sublevarnos con Kirk Douglas para liberar a los esclavos del yugo romano o desembarcar en Normandía a las órdenes de John Wayne. Al final, el puñetero coronavirus nos ha jodido todas las expectativas épicas y nos ha dejado bien claro que para los de nuestra quinta, hacer Historia consiste básicamente en encerrarse en casa en batín y pijama, mientras oscilamos entre los episodios de aburrimiento y los momentos de miedo atroz.

A cada generación le toca su momento histórico. Nuestros padres sobrevivieron a una violenta guerra civil y a una siniestra posguerra. Nosotros (los hijos de baby boom, que oscilamos entre los 50 y los 60 años) creíamos que íbamos servidos con la Transición: una experiencia positiva y esperanzadora con la que este país recorrió si grandes traumas el camino que separaba una dictadura militar de 40 años de duración de una democracia homologable que nos trajo el Estado del Bienestar. A partir de ese momento, vivimos protegidos por la confianza y con el convencimiento de que en un país europeo y desarrollado las cosas estaban perfectamente controladas. Y en esas estábamos, hasta que la pandemia del coronavirus lo puso todo patas arriba.

Para ser sinceros, hay que reconocer que no lo vimos venir. La mejor prueba de ello es que estuvimos haciendo chistes sobre el tema hasta el día antes de que un cariacontecido presidente de Gobierno nos ordenara confinarnos en nuestras casas. La horrible realidad se encargó de acabar rápidamente con nuestra ceguera, demostrándonos dolorosamente que estamos metidos hasta las cejas en un acontecimiento histórico con todas las de la ley. Los libros de Historia hablarán en el futuro de esta gran crisis sanitaria mundial y supongo que ilustrarán los textos con detalladas gráficas sobre muertos e infectados y con espectaculares fotografías de colas ante los supermercados y de hospitales saturados.

Como todas las citas históricas importantes, la pandemia del coronavirus vendrá acompañada por su correspondiente antes y después. El antes no tardará mucho en convertirse en un tiempo feliz de color rosa envuelto en el maquillaje de la nostalgia. El después, nadie tiene muy claro cómo será, pero hay una coincidencia absoluta en señalar que se presenta rodeado de los más negros presagios y acompañado con la justificada sospecha de que nos van a joder otra vez a los de siempre.

Si a los ciudadanos que participaron en la Revolución Francesa se les pedía que se echaran a la calle para asaltar la Bastilla o para darle su merecido al idiota de Luis XVI, a nosotros se nos exige exactamente lo contrario: que nos quedemos tranquilitos en casa, que nos lavemos las manos con asiduidad y que hagamos nuestras compras con rapidez y sin armar mucho barullo. En todos los hitos históricos la gente ha sido siempre la gran protagonista; sin embargo, en esta cosa tan rara del coronavirus, nos ha tocado un papel meramente pasivo. Resulta chocante comprobar que mientras cambia el mundo, los periódicos y las teles se llenan de secciones que nos aconsejan dietas, ejercicios gimnásticos, lecturas o películas con las que afrontar las horas interminables del confinamiento.

Los balcones son la única salida épica que no deja esta revolución atípica. Aplaudir cada noche a los únicos héroes de esta historia –ya sean sanitarios, cajeras de Mercadona, personal de limpieza, policías o camioneros- representa una breve oportunidad de grandeza antes de volver a sumergirse en las insoportables rutinas del arresto domiciliario y de enfrentarse a la terrible pregunta de ¿qué cojones hago hoy de cena?.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario