Destacados
Punto de vista
“En nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución”
El Supremo entierra definitivamente el proyecto Alcoinnova
FOTO: PACO GRAU
“En nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución”. Con esta frase protocolaria y solemne encabeza el Supremo el texto del fallo judicial con el que se entierra de forma definitiva el proyecto de La Española para construir una gran área industrial y de servicios en la zona de La Canal.  […]
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (y 23): balance de daños personales
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
En las películas de guerra, cuando un acorazado recibe el impacto de un torpedo enemigo, el capitán del barco se dirige inmediatamente al primer oficial para pedirle que haga un balance de daños. Entre humaredas, explosiones y gemidos de la marinería herida, se hace una rápida evaluación de la situación de la nave, para ver […]
Punto de vista
La alcoianía en els temps del còlera (22): reflexions d’un corredor sense fons
Cròniques del coronavirus a la industriosa ciutat del Serpis
Ara que he tornat a córrer he vist que a determinades zones d’Alcoi hi ha banderes d’Espanya penjades als balcons amb un crespó negre. Es diferent al que succeeix amb els cartells de SE VENDE o SE ALQUILA que estan per tot arreu. En canvi les banderes no. Hi ha zones on hi ha moltes […]
Punto de vista
La gallina de piel
Javier Llopis, 24/03/2016

Johan Cruyff se nos va al otro mundo en uno de esos Jueves Santos que brillan más que el sol. Johan Cruyff se nos va a otro mundo sin haber avanzado ni un solo milímetro en su perpetua lucha por expresarse en un castellano correcto; legándonos a todos un idioma personal e intransferible, que a pesar de tener un único hablante debería disponer de su correspondiente Real Academia.  Desaparece una persona que hablaba muy mal, pero a la que se le entendía todo. Perdemos al padre absoluto del fútbol moderno y al santo patrón del barcelonismo renacido de las cenizas del victimismo. Pero perdemos, sobre todo, a un tipo inteligente y certero en una sociedad que anda sobrada de idiotas de todos los tamaños y calibres.

A falta de dinero para pagar una entrada de partido, los estudiantes setenteros acudíamos a ver los entrenamientos del Camp Nou, que en aquellos días lejanos se celebraban sin apenas presencia de cámaras ni de periodistas. En la soledad del estadio vacío sólo se escuchaban dos cosas: los sonidos de los balonazos y la charla continua del Holandés Volador dándoles órdenes a sus compañeros, dirigiendo las jugadas y convirtiendo al entrenador de turno es una especie de convidado de piedra absolutamente irrelevante. Solíamos esperar a Cruyff hasta la salida, sólo por el gusto de comprobar que aquel tipo nunca paraba: seguía repartiendo broncas y consejos hasta el mismo momento en que se subía al coche para volver a casa.

Como era de suponer, aquel jugador genial y verborreico acabó convirtiéndose en un entrenador de campanillas. Listo como el hambre, aplicó al fútbol toda su inteligencia y todo su sentido común, hasta convertir el siniestro espectáculo del “patadón y a la olla” en una hermosa obra de ingeniería deportiva. Aquel tipo con perfil de águila perdicera y flequillo de beatle abrió él solito las puertas de un nuevo siglo de oro futbolero en el que el Barça reinaba con autoridad insultante y en el que el Madrid se gastaba millonadas en un patético intento de comprar la perfección a golpes de chequera. Aquella filosofía, recogida en las penurias del Amsterdam de posguerra, creó escuela y se extendió por todo el mundo como una epidemia;  sin ella sería imposible de entender el milagro victorioso de una selección española de fútbol,  que fue capaz de abandonar la estéril furia racial y de cambiarla por un minueto de pases y de rondos.

Johan Cruyff se nos va al otro mundo y nos quedamos sin un gigante del deporte y lo que es peor, nos deja sin la posibilidad de disfrutar de esas escasas entrevistas que el astro del balón concedía con cuentagotas a los medios de comunicación y que se han convertido en un atractivo subgénero periodístico.  Se han acabado aquellas suculentas charlas televisivas, en las que con su insólita mezcla de castellano, catalán y holándés el veterano de mil batallas futboleras era capaz de diseccionar como un bisturí cualquier acontecimiento de la realidad deportiva o social de este país. Jueves Santo: es imposible evitar un estremecimiento, es imposible evitar que a uno se le ponga la gallina de piel.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario