Destacados
Punto de vista
Eixos penjats que escriuen
...tots aquests que no paren de xerrar, els uns amb els altres, sense fer-se cap fotografia ni consultar el telèfon, que són, que pretenen, què hi fan, en aquest món?
Acabe d’arribar d’un viatge que m’ha dut a L’Ametlla de Mar, una deliciosa localitat de les Terres de l’Ebre, al Principat. Allí ens vam aplegar un bon grapat de professionals i aficionats a l’escriptura per presentar-hi un llibre de relats de creació col·lectiva, el títol del qual en recomana la lectura a la vora del […]
Punto de vista
En torno a los peligros del Síndrome del Sumby
Los alcoyanos hemos convertido la nostalgia personal en un instrumento de análisis de la realidad social y económica de nuestra ciudad
Cualquier alcoyano con más de 60 años en las costillas recuerda el maravilloso diseño de la botella de Sumby: un refresco estrictamente local, que forma parte de nuestro patrimonio sentimental y cuya memoria es idolatrada por muchos paisanos, que creen que la llegada de la Fanta y de la Coca Cola fue el primer capítulo […]
Punto de vista
Locutor
Temps era temps, quan encara existien els dinosaures, que hi havia un conegut locutor de ràdio que estava en contra de la igualtat en la festa. Aquell locutor va dir, a través de les ones, que si un dia en la seua filà entrava una dona ell es posaria una falda prisada. Com diria el […]
Punto de vista
La Historia y los matices
Javier Llopis, 10/12/2018
Foto: Crespo Colomer

Lo mínimo que se le puede exigir a alguien que quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica es que sepa un poquito de Historia. Para erigirse en juez supremo del pasado reciente de una ciudad y trazar una raya que separe a los buenos de los malos son necesarios unos conocimientos básicos del terreno que se está pisando. Aquí, en Alcoy, las cosas no están demasiado complicadas en ese sentido, ya que ésta es una comunidad pequeña en la que nos conocemos todos y en la que no hace falta recurrir a ningún comité de expertos para saber los brillos y las vergüenzas de nuestros grandes próceres contemporáneos.

Llevo más de treinta años ejerciendo el periodismo en Alcoy. Mi profesión me ha permitido contactar con algunas cuantas personas excepcionales, con mucha gente normal y con un inevitable catálogo de hijos de puta de lengua viperina. Por extraño que parezca, a lo largo de este periodo de tiempo nunca le he escuchado a nadie pronunciar ni una mala palabra sobre el ex alcalde Francisco Boronat. Alrededor de su figura parece existir un consenso positivo general, al que se han sumado con total normalidad interlocutores de todos los colores del arco iris político. Se coincide en calificarlo como un hombre bueno, como un político honesto y coherente, que se esforzó por mejorar la vida de sus conciudadanos en unos tiempos especialmente complicados. Para la historia de Alcoy, Francisco Boronat será siempre el alcalde que metió en el calabozo a tres inspectores franquistas que estaban retirando el pan de las panaderías de la ciudad; el alcalde que renunció su cargo en plena posguerra tras protagonizar un sonado enfrentamiento con el gobernador civil, en una época en la que los gobernadores civiles eran unos virreyes todopoderosos que mandaban con mano de hierro sobre vidas y haciendas. Esta anécdota se ha engrandecido con el tiempo y para los alcoyanos que lo conocieron, Don Paco está considerado como uno de nuestros grandes alcaldes contemporáneos, a pesar de que su mandato coincidió con algunos de los momentos más ocuros del franquismo.

Si se tienen en cuenta todas estas circunstancias, resulta absolutamente lógico que se haya acogido con estupefacción el anuncio, realizado por Guanyar, de que se iba a plantear el cambio del nombre de la calle que Alcoy le dedicó en su día a Francisco Boronat. Iniciativas como ésta, nos colocan ante uno de los peores tics de esa nueva forma de hacer política que padecemos en la actualidad. Mensajes sencillos y desprecio absoluto por los matices; una doctrina de trazo grueso, que en este caso concreto se puede traducir con una decisión tan simplista como engañosa: si queremos cumplir la Ley de Memoria Histórica, basta con sacar del callejero a todas aquellas personas que ocuparon un cargo público entre 1939 y 1975. Por suerte o por desgracia, las cosas son algo más complicadas y antes de aplicarle a alguien el vergonzante castigo de la retirada de los honores cívicos es conveniente echar una mirada a los detalles de su biografía.

Aplicar el “bon pilot bon farinot” y meter la figura de Francisco Boronat en el mismo saco en el que se metieron sanguinarios generalotes franquistas, fanáticos ideólogos del fascismo patrio y demás personajes siniestros de la dictadura es algo más grave que un error, es una injusticia.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. lorenzo verdu jorda says:

    Totalmente cierto, se detecta una falta de cultura histórica importante y esto nos lleva a no saber valorar los hechos. Gracias por el artículo.

  2. Guanyar Alcoi says:

    Benvolgut Javier, a nosaltres també ens agradaria matisar al respecte:

    A la roda de premsa que vam realitzar, basada en la quantitat de plaques de l’època franquista que havíem detectat, vam proposar també que es creara un comité d’experts el qual decidira quines actuacions s’havien de dur a terme per fer complir la Llei de Memòria Històrica i en quines condicions. I vam comunicar que, tal com enshavíem informat per historiadors, hi havia dos carrers que podien ser susceptibles de revisió a causa de la citada llei, no obstant això, es va remarcar, hauria de ser aquest comité d’experts el que decidira, perquè entenem que no hem de ser nosaltres els que hem de decidir aquestes qüestions.

    El fet de mencionar aquests dos carrers (General Prieto i Alcalde Boronat) no anava amb intenció d’amenaça, ni molt menys, ni menyspreu cap a eixes dues figures, sinó que vam traslladar la informació que dos historiadors d’Alcoi ens van comunicar sense entrar a debatre la seua idoneïtat o no.

    Ens hem comunicat amb el fill de Francisco Boronat i hem intercanviat punts de vista, al mateix temps que sentim que s’haja sentit ofés. També cal dir remarcar que nosaltres no hem proposat aquesta retirada, tal com hem mencionat, com tampoc hem dubtat de que haja sigut un home bo i respectat.

  3. Drummond says:

    Son las cosas que tiene que se gestione la ira desde la incultura y la ignorancia. Así, en Alcoy, los políticos de izquierdas ensalzan con un monolito al alcalde que consintió que unos pistoleros «pasearan» a numerosos conciudadanos suyos desde la cheka de Las Esclavas y se abandonaran sus cadáveres ajusticiados por las carreteras próximas. A Evaristo Botella, un pelele al servicio del Consejo Económico Político y Social de la época, monolito. Motivo: ser de izquierdas, perder la guerra y ser condenado, juicio mediante, a muerte, por sus crímenes (demostrados, visiten el cementerio de Alcoy, lean fechas y observen cuantos alcoyanos fueron asesinados sin entrar en guerra, desde sus casas a la cheka por ser de derechas, ir a misa o tener empresa o negocio). A Francisco Boronat, nada. Hay que quitarle los honores. Motivo: no ser de izquierdas. Eso es lo peor que le puede pasar a uno en este pueblo ajeno al rencor y amigo de la verdad y el rigor histórico. Claro que tenían que llegar los de Guanyar-Podem-Compromís-HB-Bloc-IU-LA PSOE para tener la desfachatez de proponerlo. Caso aparte merece que uno de los jefes del Petrolio cuyo resultado fue la tortura, el asesinato y el ultraje del alcalde sí merezca una calle. Estamos locos en este pueblo.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario