Destacados
Punto de vista
Francesc Bernàcer, un clàssic
Entre moltes de les acepcions de l’adjectiu “clàssic” hi ha una que ve a ser sinónima de “digne d’admiració  i d’imitació”. Francesc Bernàcer, és un clàssic de dalt a baix. Tots els que vam tindre la fortuna de conviure amb ell, acabàrem admirant la seua personalitat íntegra i el profund coneixement de la cultura no […]
Punto de vista
Carabasses
Esperava trobar a una veïna que cantara ‘Moon River’ recolzada en la finestra, que tinguera un gat que li digueren Gato
Encara que ho parega per les dates i pel títol no vaig a parlar de Halloween, una de les moltes importacions des del món del tio Sam -ex Trump i ara Biden- i potser la que menys m’agrada i de les que més tremolor en fa. Tampoc de la carabassa en la que es convertia […]
Punto de vista
Addictes
El Joan, repetia al seu cap una i mil vegades la tornada d’aquella melodia simple però a la vegada encisadora. Eren tres acords que el fascinaven, alhora per la seva melodia i simplicitat, i també pel que comportava poder-los executar amb el virtuosisme que demanava de l’instrument. Auriculars cremats i repetidíssimes llistes de reproducció definien […]
Punto de vista
La pandemia se echa al monte
El turismo de alpargata y mochila abarrota nuestros espacios naturales
Javier Llopis, 22/11/2020
Atasco de alpinistas sobrevenidos en la cima del Puig Campana. FOTO: PEP JORDÁ

Bueno, bonito, barato y seguro. Esas son las claves del nuevo turismo nacido de las limitaciones y de los miedos de la pandemia. Cualquiera que se haya acercado un fin de semana a la Font Roja, a Els Canalons o la Vía Verde ha podido asistir en primera fila a este fenómeno: multitudes procedentes de todos los rincones de la Comunitat Valenciana abarrotan los parajes naturales de la comarca y los llenan de visitantes de mochila y alpargata, que huyen despavoridos de los lugares cerrados y de unas urbes funcionando a medio gas.

La Policía Local ha tenido que cortar al tráfico la carretera de la Font Roja más de una vez tras constatar que en la zona de El Santuario no cabía ya ni un coche más. Pasear por la Vía Verde cualquier día festivo es como pasear por la calle de San Lorenzo en una noche de entraetes. Las cimas del Menejador, del Montcabrer o del Puig Campana se convierten cada fin de semana en un atasco de alpinistas sobrevenidos. Y no hay paraje natural de la comarca y de la provincia que no se llene durante los fines de semana de familias y de grupos de amigos decididos a disfrutar del aire libre y de los atractivos de la Naturaleza. Es un colorido río humano en el que se mezclan todos los acentos del territorio autonómico; una legión viajera, que busca en el paisaje una salida de distensión dominguera para estos tiempos duros de restricciones.

El nuevo ocio del coronavirus es como un viaje hacia atrás en el túnel del tiempo. Tras años de casas rurales, hoteles con encanto, restaurantes de alta cocina y cruceros por los fiordos, regresamos a los días del turismo de fiambrera. Los apretones de la economía y los terrores al contagio han convertido este otoño en la temporada alta de nuestros espacios naturales. Un domingo soleado es una tentación irresistible para miles de personas, que deciden ponerse el chándal, hacer unos pocos kilómetros con el coche y acercarse a cualquier bosque, fuente, zona recreativa o mirador con vistas. El boca oreja funciona con pasmosa efectividad y no hace falta ningún tipo de campaña promocional. Los buenos sitios corren como la pólvora y un sistema subterráneo de comunicación difunde rápidamente lo bonita que está la Font Roja en pleno otoño o lo impresionantes que son las cascadas del Molinar.

Aunque se podría escribir un tratado de sociología sobre este inesperado fenómeno turístico, su existencia subraya una verdad muy simple: la gente tiene una capacidad increíble para buscarse la vida y es capaz de hallar espacios para el disfrute incluso en las condiciones más adversas, como es el caso de una epidemia mundial que cada día deja miles de muertos y de enfermos.

Mientras las teles nos acojonan con el desastre, la vida sigue fluyendo. Si llega el Apocalipsis, mejor que nos pille comiéndonos un bocadillo de tortilla y unos filetes empanados a la sombra de una carrasca y cogiendo moreno con el sol otoñal.

NOTA.A la vista de este panorama, se espera con expectación la primera nevada de la temporada. La tradicional peregrinación de turistas en busca de la nieve puede convertirse en un auténtico fenómeno de multitudes con una envergadura nunca vista.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario