Destacados
Punto de vista
Jumpman
L’esport és una gran indústria que ben entesa es pot aprofitar per a donar llocs de faena dignes a moltes i moltes persones
En aquesta nova entrega per a Tipografia La Moderna vaig a autoplagiar-me, però és que crec que aquesta idea que revoloteja el meu cap, mereix el màxim de ressò possible i cada vegada que em donen l’oportunitat d’escriure, d’expressar-me, ahí està el meu ‘Jumpman’. Fa ja més de 30 anys que tinc aquesta idea rondant. […]
Punto de vista
1.d4 d5 2.c4
...a vegades sorgeixen menuts miracles com aquest darrer, amb el serial de la noia que juga un “1.d4 d5 2.c4”.
N’estic segur, que com tants altres, i en part jo mateix; ara fa uns segons, vostè s’ha marcat un punt perquè coneixia aquesta successió de moviments que posa títol al present text. Pot ser ho està fingint, perquè acaba d’aterrar en aquest nou diccionari d’entre les seixanta quatre rajoles bicolors, o simplement seguirà llegint per […]
Punto de vista
El imparable impacto del “Penaguilagate”
El escándalo protagonizado por el alcalde nos ofrece un retrato de grupo de la actual escena política alcoyana
El “Penaguilagate”, la noticia de que la primera autoridad alcoyana había fijado su residencia en Penáguila en lo más crudo de la pandemia, ha tenido una inesperada consecuencia: nos ha ofrecido a todos los alcoyanos una valiosa fotografía de grupo de la política local. Tras casi un año de anormalidad, en el que todas las […]
Punto de vista
La pesadilla del “pagar pa patir”
Si una frutería tratara a sus clientes como los trata un banco, se arruinaría en menos de una semana
Javier Llopis, 19/10/2020
Lionel Barrymore aplicándole las leyes de la banca moderna al pobre James Stewart en "¡Qué bello es vivir!"

Asuntos como la pandemia, la crisis económica, el problema catalán y el debate sobre la monarquía han desplazado de la actualidad un problema dramático, que afecta cada día a millones de españoles. En la calle flota como una verdad dolorosa e incontestable una situación que debería indignarnos a todos: desde hace unos años, los bancos (con alguna excepción aislada) han empezado a tratar a sus impositores como si fueran bultos sospechosos. Sea por una mala digestión del proceso hacia la digitalización total o por el brutal recorte de plantillas, lo cierto es que hay días en que los sufridos poseedores de una cuenta de ahorro son recibidos con una falta de espíritu colaborativo que para sí merecería el Vaquilla cuando se dedicaba a atracar sucursales a lomos de un SEAT 124.

Paradójicamente, este proceso de degradación del servicio bancario coincide con alud de magníficas campañas publicitarias. A través de las teles, internet, las radios y los periódicos, el sector lleva años machacándonos con mensajes en los que se nos quiere ofrecer su lado más humano y más cercano. Cabalgando entre la cursilería y la grandilocuencia, estos anuncios nos invitan a disfrutar de un contacto directo y de una amabilidad, que chocan frontalmente con la realidad de una atención al público que cada día que pasa hace menos honor a su nombre. Resulta inevitable pensar que las millonadas que los bancos se están gastando en estos potentes actos promocionales podrían emplearse en contratar más plantilla para así poder tratar a sus clientes como a personas.

Todo se remonta a la gran crisis de 2009. Nos encontramos aquí con una segunda paradoja. El desastre en el sector bancario (fruto del panorama internacional y de su propia locura especulativa) hizo que sobre él se volcarán miles de millones de dinero público, que en vez de traducirse en mejoras, se tradujeron en cierre de sucursales y despidos masivos. El banco del barrio desapareció como institución y con él, aquellos empleados que actuaban como auténticos confesores y asesores de personas que habían tenido allí sus libretas durante generaciones. Simultáneamente, se ponía en marcha un proceso de digitalización, en el que se despreció a millones de personas, que por edad o por falta de preparación eran incompatibles con las nuevas tecnologías, generándose una enorme bolsa de discapacitados financieros.

A partir de aquí, la banca nos ha metido en una pesadilla basada en el alcoyanísimo dicho “pagar pa patir”. El concepto cliente ha quedado reducido a añicos. Si una frutería tratara a sus compradores como los trata un banco, se arruinaría en menos de una semana. Personas que han depositado su confianza y los ahorros de toda su vida en una entidad bancaria reciben un trato distante y frío por parte de unas entidades carentes de la más mínima sensibilidad social; unos monstruos sin cara, que a pesar de su total falta de empatía, consiguen cerrar todos los ejercicios con beneficios millonarios.

El resto, ya lo saben ustedes: colas interminables para cualquier gestión, horarios inflexibles para sacar dinero en ventanilla que dejan a muchos ancianos sin poder cobrar el día de paga, supresión general de oficinas y cajeros que castigan a miles de barrios y a miles de pueblos pequeños a quedarse sin un servicio básico, horarios inflexibles para pagar recibos, complicación delirante de cualquier trámite que no se haga por internet y cobro masivo de comisiones por los actos más sencillos.

La modernidad se ha convertido en un efectivo pretexto para metérnosla doblada y lo peor del asunto es que en este caso concreto, nos la meten con nuestro propio dinero.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario