Destacados
Punto de vista
Espècies invasores
Una de les principals característiques estructurals d’aquests individus és la impressionant closca, que els facilita l’aïllament de l’entorn, formada bàsicament per màsters
Les espècies invasores són organismes que en introduir-se fora del seu hàbitat natural resulten perilloses per a la fauna i flora nadiua perquè provoquen canvis radicals en l’estructura dels ecosistemes i amenacen la seua supervivència. Algunes d’elles, dissortadament molt populars al país, són el caragol gegant, la tortuga de florida, el musclo zebra i l’executiu […]
Punto de vista
Les nostres filles
Foto: "Què bé s'ho passem!" de Jordi Silvestre Jover
Quan algunes de les lluitadores per la igualtat en la festa van anar a judici, van guanyar, i de tota manera no van aconseguir res, ens vam adonar que a nosaltres no ens tornarien el que ens havien furtat. Però vam continuar en les trinxeres per les nostres filles, perquè elles pogueren participar en les festes […]
Punto de vista
La Historia y los matices
Foto: Crespo Colomer
Lo mínimo que se le puede exigir a alguien que quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica es que sepa un poquito de Historia. Para erigirse en juez supremo del pasado reciente de una ciudad y trazar una raya que separe a los buenos de los malos son necesarios unos conocimientos básicos del terreno que […]
Punto de vista
La semana: timidez peatonal, chollos privados y el tranquilo convento del PP
Javier Llopis, 5/12/2014

El Ayuntamiento presenta un tímido plan de peatonalización del centro de Alcoy, que viene marcado por la extremada prudencia y por el intento de quedar bien con todo el mundo. Salen a la luz nuevos detalles del chollo privatizado del antiguo matadero, mientras la izquierda protagoniza un momento de intenso debate político previo a las elecciones municipales. El PP sigue instalado en la catatonia.

Gobernar es decidir
Cuando alguien intenta quedar bien con todo el mundo, lo más normal es que acabe cabreando a un montón de gente. Este viejo axioma de la sabiduría popular va camino de cumplirse en la puesta en marcha del tímido plan de peatonalización del centro de Alcoy. El primer ensayo prevé la reducción general de la velocidad en el casco histórico y un extraño cierre parcial del tráfico en San Lorenzo durante los fines de semana. Se trata de un primer paso bienintencionado, que para unos resulta insuficiente y para otros, excesivo. Es un gesto claramente político emitido en pleno periodo preelectoral, que puede acabar creando un notable estado de confusión y convirtiendo la palabra peatonalización en sinónimo de barullo general. Gobernar es tomar decisiones y el actual gobierno municipal alcoyano parece empeñado en utilizar el consenso y la negociación como una coartada para escabullirse de los desgastes inevitables que genera una actuación en un tema eternamente polémico. Algún día, llegará algún político a esta ciudad con la valentía necesaria para adoptar medidas a medio y a largo plazo. Mientras tanto, seguiremos toreando los problemas y encargando estudios técnicos.

Todo es ganancia
Se mire por donde se mire, las privatizaciones son un chollo. Ahí está el caso de las instalaciones deportivas del antiguo matadero para demostrarlo. La empresa que recibió la concesión no le pagó ni una sola vez al Ayuntamiento el canon obligado por la contrata, dejándole una deuda de 206.000 euros. Cuando las cosas han venido mal dadas, el complejo ha tenido que ser asumido por la corporación municipal, que además se verá obligada a hacer un importante desembolso económico para subsanar graves desperfectos en estas infraestructuras; que por lo que se ve, no recibieron el mantenimiento necesario cuando estaban en manos privadas. Por si esto fuera poco, la corporación deberá pagar 432.000 euros en concepto de indemnización por la rescisión del contrato. Lo dicho: un chollo. Aquí, todo es ganancia y cuando se acaba la ganancia, los servicios privatizados pasan rápidamente a manos públicas, para que el gobierno de turno se encargue de gestionar la miseria con el dinero de los contribuyentes.

Nadie llora por ellos
La política es un mundo despiadado; un oficio cruel, que exige a sus practicantes piel de rinoceronte, corazón de piedra  y unos niveles de ética dignos de Al Capone. Carlos Fabra entra en la cárcel y mirando los periódicos del día, se llega a la conclusión de que nadie le votó, de que ningún empresario fue cómplice de sus tropelías, de que ningún dirigente del PP valenciano le expresó su apoyo incondicional, de que ningún lameculos de Castellón fue enchufado por él y de que ningún periodista de cámara hizo carrera elevándolo a los altares. Nadie llora por los políticos que van al trullo. Sus partidos montan a su alrededor un cordón sanitario infranqueable y decretan un estado de amnesia colectiva. Es una gran operación teatral, destinada a hacernos creer lo increíble: que los gobernantes corruptos son casos aislados; solitarias y malvadas ovejas negras, que nada tienen que ver con las estructuras de partido.

Fotos desoladoras
Tras once años de garrote y tentetieso de mayorías absolutas del PP, el proceso para la elaboración de los presupuestos participativos es una iniciativa ejemplar de la que deberíamos estar todos orgullosos. Consultar las necesidades de los vecinos antes de elaborar las cuentas municipales es un trámite tan evidente y tan necesario, que debería ser obligatorio por ley. Sin embargo, resulta desolador contemplar las fotografías de las diferentes asambleas realizadas en los barrios: la asistencia vecinal es escasísima y en ella destaca la presencia masiva de ilustres veteranos de todas las salsas del movimiento ciudadano. ¿Qué pasa cuando se ofrece participación y la gente no quiere participar?. Vivimos en un mundo extraño, en el que la gente echa pestes sobre la política en facebook, mientras es incapaz de salir de casa y de recorrer cien metros para participar en un acto en el que se recabará su opinión sobre temas cercanos, que afectan a su día a día.

Obediencia debida
Magnífico reportaje en TV3 sobre el primer aniversario del cierre de la Radio Televisión Valenciana. El resorte de la vergüenza se reactiva al reencontrarse con unos acontecimientos en los que la Generalitat Valenciana esgrimió niveles incomparables de incompetencia, de arbitrariedad y de desprecio a la ciudadanía. El resorte de la vergüenza se reactiva al escuchar las declaraciones de determinados periodistas de la casa, que recurren a la obediencia debida  para justificar su participación (suculentamente remunerada) en aquella apoteosis de la manipulación que fue Canal 9. Contemplar el tratamiento que le dio RTVV al accidente del Metro de Valencia sigue siendo doloroso por muchos años que pasen. Algunos de los responsables periodísticos de aquella infamia todavía van por el mundo impartiendo doctrina, refugiados bajo el manto de la desmemoria.Gentuza.

Todo por la izquierda, nada por la derecha
Días de contrastes. La izquierda alcoyana vive un periodo de conmoción provocado por la llegada de Podemos y por el boom de los movimientos asamblearios, que reivindican una nueva forma de hacer política. Intensa actividad del rojerío local, que intenta resituarse ante unas elecciones municipales llenas de incertidumbres y de sustos. Mientras tanto, en la derecha: nada, de nada. El PP local y su presunto candidato a la Alcaldía, Rafa Miró, viven inmersos en la paralización casi total, afectados por la misma catatonia que afecta a sus jefes de Valencia. Los analistas políticos se han dividido en dos bandos: los que piensan que los populares están poniendo en práctica una táctica secreta de camuflaje para arrasar en los comicios y los que creen que están atenazados por un ataque de desgana, por la aceptación resignada de los desastrosos resultados que les otorgan todas las encuestas, por un estado mental que podría resumirse con el viejo refrán de “para lo que me queda en el convento, me cago dentro”.

Fenómenos extraños
Situación inexplicable. Llega el fin de semana y llueve intensamente sobre la ciudad. Padres primerizos envuelven con impermeables a sus niños de uno o dos años de edad y los sacan a la calle para que vean llover por primera vez en su vida, como si estuviéramos en una nevada. Los chavales están encantados ante este fenómeno desconocido y pegan grititos de alegría asombrados por la meteorología. Algo parecido deben hacer las familias del Sahel africano, cada vez que el cielo les obsequia con un pequeño chaparrón.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario