Destacados
Punto de vista
Jumpman
L’esport és una gran indústria que ben entesa es pot aprofitar per a donar llocs de faena dignes a moltes i moltes persones
En aquesta nova entrega per a Tipografia La Moderna vaig a autoplagiar-me, però és que crec que aquesta idea que revoloteja el meu cap, mereix el màxim de ressò possible i cada vegada que em donen l’oportunitat d’escriure, d’expressar-me, ahí està el meu ‘Jumpman’. Fa ja més de 30 anys que tinc aquesta idea rondant. […]
Punto de vista
1.d4 d5 2.c4
...a vegades sorgeixen menuts miracles com aquest darrer, amb el serial de la noia que juga un “1.d4 d5 2.c4”.
N’estic segur, que com tants altres, i en part jo mateix; ara fa uns segons, vostè s’ha marcat un punt perquè coneixia aquesta successió de moviments que posa títol al present text. Pot ser ho està fingint, perquè acaba d’aterrar en aquest nou diccionari d’entre les seixanta quatre rajoles bicolors, o simplement seguirà llegint per […]
Punto de vista
El imparable impacto del “Penaguilagate”
El escándalo protagonizado por el alcalde nos ofrece un retrato de grupo de la actual escena política alcoyana
El “Penaguilagate”, la noticia de que la primera autoridad alcoyana había fijado su residencia en Penáguila en lo más crudo de la pandemia, ha tenido una inesperada consecuencia: nos ha ofrecido a todos los alcoyanos una valiosa fotografía de grupo de la política local. Tras casi un año de anormalidad, en el que todas las […]
Punto de vista
Matando bares a cañonazos
El cierre de los locales de ocio nocturno, la legalidad y el sentido común
Javier Llopis, 14/09/2020

Vivimos tiempos extraños en los que todo el mundo apuesta por la inteligencia artificial y en los que nadie parece echar cuenta del sentido común. Las administraciones públicas son entes  paquidérmicos ajenos a toda lógica, que se han especializado en matar moscas a cañonazos. La situación creada con el cierre total de los locales de ocio nocturno por el coronavirus pone en evidencia la falta de sensibilidad de una burocracia, que se ha convertido en un monstruo sin pies ni cabeza.

A mediados del pasado mes de agosto, ante el rebrote de contagios por la pandemia, se decidía (por justificados criterios de salud pública) el cierre de locales hosteleros de ocio nocturno (léase pubs y discotecas). La medida suponía una vuelta de tuerca más en el intento de frenar un grave problema sanitario, que se había visto agudizado por la llegada del verano y de las vacaciones, dando lugar a escenarios sociales y lúdicos muy difíciles de controlar. Veinte establecimientos de Alcoy se veían afectados por esta drástica decisión, que no afectaba a los bares normales y a las cafeterías, que permanecían abiertos manteniendo las medidas de seguridad y de prevención exigidas por la Administración.

Este cierre se mantendrá hasta finales del mes de septiembre, aunque podría ampliarse en el tiempo si no se produce una mejora en la evolución de la epidemia. Colocados ante un panorama de ruina económica y de bajada definitiva de las persianas, los propietarios de algunos pubs plantean una posible solución provisional: acogerse al estatus de bar normal o de cafetería y seguir ofreciendo sus servicios, cumpliendo los mismos horarios y las mismas restricciones que el resto del sector. La respuesta de las administraciones municipales, tanto en Alcoy como en otras localidades, ha sido decepcionante: el cambio de licencia es un proceso complicado, que ha de ser aprobado por la Generalitat y que exige trámites importantes (redacción de proyectos, inspecciones, etc), que pueden prolongarse durante dos o tres meses. Resumiendo, si siguen estrictamente el procedimiento legal, estos establecimientos se enfrentan a un cierre de varios meses de duración, que en buena parte de los casos los condenaría a desaparecer.

Mientras estos pequeños empresarios se ven enredados en un bucle kafkiano y letal, los gobiernos se gastan fortunas en ayudar a las personas que se han quedado sin empleo y abriendo líneas de subvenciones para las empresas en crisis.

Al final, queda la paradoja. Paliar, al menos en parte, el problema de los locales de ocio nocturno no costaría ni un duro. Sólo haría falta una pequeña y rápida reforma de la normativa legal, que les permitiría seguir abriendo sus puertas, manteniendo sus empleos y su modesta aportación a la actividad económica general. El coronavirus nos ha colocado en una situación atípica y son perfectamente admisibles las soluciones extraordinarias.

Pues de eso nada. Si las cosas siguen así, los propietarios y los empleados de los pubs pasarán a engrosar las filas del paro, recibirán las correspondientes ayudas y se gastará un buen dinero en ponerle parches a algo que se podría haber solucionado gratis con un poco de imaginación y de buena voluntad.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario