Destacados
Punto de vista
Espècies invasores
Una de les principals característiques estructurals d’aquests individus és la impressionant closca, que els facilita l’aïllament de l’entorn, formada bàsicament per màsters
Les espècies invasores són organismes que en introduir-se fora del seu hàbitat natural resulten perilloses per a la fauna i flora nadiua perquè provoquen canvis radicals en l’estructura dels ecosistemes i amenacen la seua supervivència. Algunes d’elles, dissortadament molt populars al país, són el caragol gegant, la tortuga de florida, el musclo zebra i l’executiu […]
Punto de vista
Les nostres filles
Foto: "Què bé s'ho passem!" de Jordi Silvestre Jover
Quan algunes de les lluitadores per la igualtat en la festa van anar a judici, van guanyar, i de tota manera no van aconseguir res, ens vam adonar que a nosaltres no ens tornarien el que ens havien furtat. Però vam continuar en les trinxeres per les nostres filles, perquè elles pogueren participar en les festes […]
Punto de vista
La Historia y los matices
Foto: Crespo Colomer
Lo mínimo que se le puede exigir a alguien que quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica es que sepa un poquito de Historia. Para erigirse en juez supremo del pasado reciente de una ciudad y trazar una raya que separe a los buenos de los malos son necesarios unos conocimientos básicos del terreno que […]
Punto de vista
Memoria de una escuadra
El testimonio de una integrante de la primera escuadra femenina de la filà Vascos 2016

Nacida y criada en Alcoy, miembro del Casal desde el primer día, crecí convencida de que la Fiesta, como el coñac, era cosa de hombres. Tras un par de desilusiones, la primera por no poder ser Sant Jordiet, la segunda por no poder ser hombre y conseguir, de esa forma, resolver algunos de los problemas que se me planteaban, me uní a la saga de mujeres alcoyanas defensoras de la pureza de nuestra Fiesta y la defendí ante propios y extraños.

Tuve algún escarceo con boatos y acompañamientos, alguna chilaba dejada caer, algún campanillo que tocar. Pasaron los años y hubo una mujer que entró en la Fiesta. No lo entendimos, no lo entendí, no encajaba en el patrón aprendido de nuestras madres y abuelas.

Unos años más tarde, más mujeres comenzaron a plantear la necesidad de tener un traje permanente y surgió la figura de la mujer acompañante. Se nos permitía salir en la Entrada, cada año con el mismo traje, el que se nos había elegido. Empezamos a disfrutar de la complicidad, de la música que tocábamos juntas, de comer en la filà el día de la Entrada, primero tras un biombo, después en la mesa, con nuestros hijos y maridos. Era otra forma de participar en la Fiesta.

En mayo del año pasado, supe que Bea ‘havia creuat’ y me sentí desconcertada. Después de ella, vinieron Montse, Begoña, Carmina y más mujeres, de las mías, de mi edad y más jóvenes, todas unidas por la misma ilusión. En julio, tuve ocasión de formar y avanzar por la filà al lado de ellas. Y ahí surgió esa emoción, la emoción compartida de ir adelante todas a una. Pasado el verano y tras muchos cálculos y muchas cuentas, mi hija y yo decidimos creuar, amparadas por la Fulla Familiar. Para ella, supuso un pequeño paso, tras 23 años de participar de forma ininterrumpida en la Fiesta. Para mí, fue un paso de gigante.

Vinieron los ensayos y las juntas, esas cosas tan lejanas, que nunca llegaba a entender. Descubrimos el buen ambiente de los ensayos, las discusiones acaloradas en las juntas, que el ensayo posterior cauteriza y disuelve. Ahora entendíamos lo que es ser fester, participar de todas esas decisiones, aportando nuestra sabiduría de mujer a la ya existente de los hombres. Porque toda esta fiesta, la que se celebra de puertas para adentro, es la verdadera fiesta, la de los amigos y los compañeros de filà, la que después trasladamos con nuestra alegría a la calle y al público. Sin esta fiesta, la otra no sería posible, no sería real.

Más adelante, llegó la sorpresa, lo inesperado: nuestros nombres resonando en el local de la filà, al nombrarse las escuadras. Aparecieron como resultado de la propuesta de eliminar, por un año más, la carencia en la roda, que se encontraba al final de su ciclo. Una propuesta que permitía darnos un tiempo de reflexión, tras varios años de no haber carencia, y que fue avalada por una mayoría arrolladora de festers Vascos, en una primera votación… Que volvió a ser avalada por más de las dos terceras partes de los integrantes de la filà, en una segunda votación… Y que se volvió a aprobar, por aclamación esta vez, en una tercera votación definitiva. Una propuesta que permitía a todos los festers de nueva incorporación, tanto hombres como mujeres, participar en las escuadras de este año.

Por esa confianza que se depositó en todos nosotros, me gustaría agradecer a la gran familia de festers Vascos su apoyo incondicional, el cariño que nos han demostrado en todo momento, su ayuda en los ensayos, con la porra de las cabos, con la superporra de la escuadra, más difícil de levantar que todos los niños que hemos criado, con los tiempos de la música y con cualquier detalle que necesitara de explicación.

Quiero, también, dar las gracias a las mujeres de la filà Marrakesch, por el camino que abrieron el año pasado con su Diana, camino que este año hemos transitado en su compañía y que deseamos se convierta en un camino abarrotado, en los años venideros. La respuesta del pueblo de Alcoy a las escuadras femeninas ha sido unánime, desbordante, “Ja era hora! Per fi!”, y nos ha llenado de emoción.

Para nosotras, éste ha sido un año mágico, preámbulo de una normalidad que se va a extender de forma imparable, y que lo ha sido gracias al trabajo conjunto de hombres y mujeres, todos a una.

Gracias a tod@s.

Visca Sant Jordi!

Cristina Miró Mengual, formó parte de la escuadra femenina de la filà Vascos 2016.

 

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario