Destacados
Punto de vista
Matando bares a cañonazos
El cierre de los locales de ocio nocturno, la legalidad y el sentido común
Vivimos tiempos extraños en los que todo el mundo apuesta por la inteligencia artificial y en los que nadie parece echar cuenta del sentido común. Las administraciones públicas son entes  paquidérmicos ajenos a toda lógica, que se han especializado en matar moscas a cañonazos. La situación creada con el cierre total de los locales de […]
Punto de vista
Obri la llauna
Un endoll, una claueta i l’instrument en mà. Un faristol mig recolzat d’amunt una taula, i una prestatgeria ordenada per a l’ocasió. Tot guardava per tal de disposar la següent lliçó... Tot, si els auriculars funcionaven, o no es queien, o qui sap qui i perquè, li venia de gust actualitzar-se
En pocs dies tornem re-agrupar-nos, amuntegar-nos i també il·lusionar-nos per tal de novament prendre parit en moltes lliçons. Tant a dins de classe coma fora esperant el nen que corre cap als braços de l’avi que l’espera, el proper curs ja ens està a l’aguait i disposat a avançar-nos per la dreta.
Punto de vista
El coronavirus y la teoría de la olla de pito
¿Serán capaces de aguantar los alcoyanos un periodo tan largo de privación de todas sus válvulas festivas de escape?
FOTO: PACO GRAU
Hay una teoría sociológica que asegura que Alcoy funciona con el mismo mecanismo que una olla de pito. Esta línea de pensamiento parte de una descripción tópica del carácter de los alcoyanos, a los que se considera una gente seria y trabajadora, poco dada a exteriorizar sus sentimientos.
Punto de vista
Profesorado nativo: Hablar una lengua y enseñarla no es lo mismo
Un buen profesor de lenguas necesita otras destrezas y habilidades, las cuales solamente se obtienen gracias a una buena formación académica específica que te prepare para ello
Enrique Peidro, 7/07/2015

Un verano, hace ya unos años, tuve la brillante idea de ofrecerme a dar clases de español a mis amigos y conocidos franceses de la playa que estuvieran interesados en ello. Una forma sencilla de ganar un dinerito y que no me supondría gran esfuerzo, ya que, como hablante de la lengua española, esto resultaría sencillo. En la segunda clase, uno de mis alumnos me preguntó qué verbos diptongan la o en presente. Ahí terminó mi aventura como profesor de español.

Cuento esta anécdota para introducir el tema del auge del profesorado nativo en las academias de inglés hoy día. La enseñanza del inglés se ha convertido en un elemento fundamental en la educación de nuestros hijos, y en consecuencia, se ha disparado la matriculación en los centros de idiomas. Y uno de los principales factores que esgrimen las familias para elegir entre las muchas opciones que se les presentan, es que las clases sean impartidas por profesores nativos, poniendo el acento en “nativos”, pero obviando si, además, se trata o no de “profesores”.

He utilizado una experiencia propia para ejemplificar cómo para ser profesor de lengua, y más aun de una lengua extranjera, no basta con tener un dominio de la misma como hablante nativo. En mi caso, hablo castellano con fluidez, lo leo sin problemas, comprendo perfectamente todo aquello que me dicen y soy capaz de escribir sin faltas de ortografía y con corrección gramatical. Y, sin embargo, no fui capaz de resolver determinadas dudas a un alumno extranjero. ¿Porqué? Porque para enseñar una lengua es necesario haber realizado una reflexión profunda sobre la misma, conocer sus mecanismos, normas y estructuras. Pero, además, hay que saber poner todo esto en relación con la lengua materna de las personas a las que tratas de enseñarla, estableciendo relaciones entre ambos idiomas y señalando diferencias.

Esto, en lo que se refiere a nivel lingüístico. Sin embargo, un buen profesor de lenguas necesita otras destrezas y habilidades, las cuales solamente se obtienen gracias a una buena formación académica específica que te prepare para ello. Tan importante, o más,  como el dominio de la lengua es conocer un amplio abanico de metodologías, de técnicas didácticas y pedagógicas, así como un cierto grado de conocimiento de neuro ciencia. Del mismo modo, tener algún conocimiento de psicología también ayuda a la hora de plantear tus clases de una manera u otra. Y, por supuesto, conocer y aplicar una diversidad de técnicas de evaluación resulta muy positivo a la hora de valorar el progreso real de tus alumnos en situaciones muy variadas. Para terminar, nada más útil para mejorar nuestra práctica docente que el “feed back” o retroalimentación que produce un buen proceso de reflexión y autoevaluación sobre lo ocurrido, lo cual solamente es posible si se conocen técnicas adecuadas para ello y se ha adquirido el hábito de hacerlo.

Con esta reflexión, no pretendo menospreciar al profesorado nativo que abunda en la mayoría de las academias de inglés de nuestra ciudad. Obviamente, estos nos presentan una serie de beneficios que no podemos ofrecer el profesorado español de lenguas extranjeras, tales como el dominio fonológico del idioma (entonación, pronunciación…), riqueza de vocabulario, etc. Lo ideal, que duda cabe, sería que en las academias se nos garantizase que las personas que van a enseñar inglés a nuestros hijos pueden acreditar también un mínimo de formación reglada para ello. En caso contrario, yo aconsejo que nadie se deje engañar por ese “canto de sirena” que es que el profesor o profesora sea angloparlante, porque, es más que posible que no sepa enseñar ese idioma. Por favor, a la hora de elegir, priorizad la palabra PROFESORADO antes que “nativo”.

PD: Por si alguien tiene interés en resolver la duda lingüística que me planteó mi amigo Antoine, eso de los verbos que diptongan la o se refería a casos como “dormir”, que en primera persona del singular se conjuga “duermo”; o “poder” que se convierte en “puedo”…

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario