Destacados
Punto de vista
Francesc Bernàcer, un clàssic
Entre moltes de les acepcions de l’adjectiu “clàssic” hi ha una que ve a ser sinónima de “digne d’admiració  i d’imitació”. Francesc Bernàcer, és un clàssic de dalt a baix. Tots els que vam tindre la fortuna de conviure amb ell, acabàrem admirant la seua personalitat íntegra i el profund coneixement de la cultura no […]
Punto de vista
La pandemia se echa al monte
El turismo de alpargata y mochila abarrota nuestros espacios naturales
Atasco de alpinistas sobrevenidos en la cima del Puig Campana. FOTO: PEP JORDÁ
Bueno, bonito, barato y seguro. Esas son las claves del nuevo turismo nacido de las limitaciones y de los miedos de la pandemia. Cualquiera que se haya acercado un fin de semana a la Font Roja, a Els Canalons o la Vía Verde ha podido asistir en primera fila a este fenómeno: multitudes procedentes de […]
Punto de vista
Carabasses
Esperava trobar a una veïna que cantara ‘Moon River’ recolzada en la finestra, que tinguera un gat que li digueren Gato
Encara que ho parega per les dates i pel títol no vaig a parlar de Halloween, una de les moltes importacions des del món del tio Sam -ex Trump i ara Biden- i potser la que menys m’agrada i de les que més tremolor en fa. Tampoc de la carabassa en la que es convertia […]
Punto de vista
Recortes de recorrido y enfermedades de crecimiento
Una reflexión sobre la polémica en torno a los cambios en la Cabalgata y el Bando Real
Javier Llopis, 17/12/2019
FOTO: PACO GRAU

Tenemos entre manos una fórmula de éxito incontestable: la Cabalgata de Reyes Magos y el Bando Real de Alcoy. El modelo actual, diseñado en los años 80 del pasado siglo por el ayuntamiento de Pepe Sanus, funciona como un cohete desde hace más de 30 años y se ha convertido en un motivo de orgullo nacional y de paso atrae a miles de turistas a la ciudad. Tocar cualquier elemento de esta pieza aparentemente perfecta tiene sus riesgos y cada vez que se hace una modificación, surge la polémica.El recorte del recorrido de los dos grandes actos del ciclo navideño alcoyano, impulsado por el gobierno municipal a petición de las entidades participantes en el desfile,  ha provocado la inevitable discusión ciudadana.

Hay que partir de una sospecha cargada de fundamento: el tramo de Cabalgata que discurre entre el puente de Cervantes y la Iglesia de San Roque estaba condenado a muerte desde que hace años se decidió suprimir el paso del desfile real por la Alameda. A la hora de tomar esta decisión, hay que hablar de tres motivos de peso: el fantasmagórico trayecto por el puente y el paseo de Cervantes, la clara voluntad municipal de compactar la comitiva reduciendo su duración y circunscribiéndola a su escenario “natural” de las calles más céntricas de la ciudad y la ausencia de turistas en esta parte final del desfile. Los vecinos que asistían al acto en la reducida zona de Alzamora se han convertido en los principales páganos de una modificación en la que se han querido primar los criterios de la calidad sobre los de la cantidad. La precipitación con la que se han anunciado los cambios, a un mes vista del 5 de enero, ha contribuido a hacer más traumática la medida y ha abierto un frente de discusión política.

Si el debate está en el recorte del recorrido, el verdadero problema de la Cabalgata empieza a asomar las orejas por el tramo de El Camí. Esta zona secundaria, en la que hace unos años apenas sí había público, se ha transformado en uno de los grandes escenarios del desfile, junto a San Nicolás, la plaza, San Lorenzo y País Valencià. El tirón turístico del Nadal Alcoià ha encontrado su principal punto de destino en esta calle, en la que se concentran miles de visitantes foráneos y un buen número de alcoyanos que quieren regresar pronto a sus casas para participar en el ritual de destapar los regalos. El resultado de este fenómeno, que vive un continuado crescendo desde hace diez años, es una acumulación de multitudes difícil de gestionar, que se ve acompañada por un inevitable saldo de retrasos en los horarios y de acelerones intempestivos de la comitiva real. Algo parecido empieza a pasar con el Bando Real, aunque los conflictos no son tan graves por tratarse de un acto con un formato mucho más sencillo y con una duración más breve. La decisión de empezar la Cabalgata en la Avenida de Elche, que se aplicará a partir de este año, es un intento de resolver -al menos en parte- esta evidente falta de espacio.

Los actos centenarios que Alcoy dedica a los Reyes Magos llevan una buena temporada enfrentándose a una enfermedad generada por su crecimiento. La Cabalgata y el Bando se han convertido en motivo de atracción para miles de turistas, en una reacción espectacular a las campañas promocionales lanzadas desde el Ayuntamiento, al buen hacer de las entidades participantes y (todo hay que decirlo) a las magníficas retransmisiones que en su día hizo Canal 9. Esta masiva respuesta se enfrenta con una absoluta carencia de infraestructuras. Si las Entradas de Moros y Cristianos (la otra gran cita de nuestro calendario festivo) son mecanismos perfectamente engrasados para acoger al público; en el caso de los desfiles epifánicos manda la improvisación y cada espectador se las apaña cómo puede. Si este sistema se podía aplicar sin dificultades cuando la Cabalgata y el Bando eran unos actos de estricto uso interno para alcoyanos, sus resortes empiezan a chirriar cuando en el mismo recorrido se quieren meter unos cuantos miles de personas más.

Los responsables de la organización de este magnífico espectáculo de calle –el Ayuntamiento y las entidades colaboradoras- se enfrentan a un importante reto, en el que se perfilan no pocas contradicciones. Por un lado, deben mantener toda la frescura y la autenticidad de unos desfiles que hunden sus raíces en los lugares más profundos y sensibles del alma de los alcoyanos. Y por el otro, están obligados a aprovechar que el ciclo navideño se ha convertido en un atractivo paquete turístico, que cada mes de enero llena bares, restaurantes y comercios de la ciudad. Conjugar estas dos facetas es una tarea compleja. Están trabajando con un material muy delicado y nadie perdonaría ni el más mínimo error.

POSDATA: Los que tenemos una cierta edad, todavía recordamos una Cabalgata de Reyes que se iniciaba en la antigua Plaza de Toros, junto al puente de la Petxina. Era un desfile delirante, con majorettes, con soldados del Regimiento Vizcaya haciendo de malditos y con carrozas patrocinadas por marcas publicitarias. Aquella comitiva recorría la Alameda y acababa en la plaza de España. Por fortuna, aquel acto feo y deslavazado ya se ha hundido en la nieblas de la memoria y la mayor parte de los vecinos de esta ciudad sólo recuerdan el diseño actual de las cabalgatas. Ni los más cenizos podrán negar que algo hemos adelantado.

 

 

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario