Destacados
Punto de vista
Espècies invasores
Una de les principals característiques estructurals d’aquests individus és la impressionant closca, que els facilita l’aïllament de l’entorn, formada bàsicament per màsters
Les espècies invasores són organismes que en introduir-se fora del seu hàbitat natural resulten perilloses per a la fauna i flora nadiua perquè provoquen canvis radicals en l’estructura dels ecosistemes i amenacen la seua supervivència. Algunes d’elles, dissortadament molt populars al país, són el caragol gegant, la tortuga de florida, el musclo zebra i l’executiu […]
Punto de vista
Les nostres filles
Foto: "Què bé s'ho passem!" de Jordi Silvestre Jover
Quan algunes de les lluitadores per la igualtat en la festa van anar a judici, van guanyar, i de tota manera no van aconseguir res, ens vam adonar que a nosaltres no ens tornarien el que ens havien furtat. Però vam continuar en les trinxeres per les nostres filles, perquè elles pogueren participar en les festes […]
Punto de vista
La Historia y los matices
Foto: Crespo Colomer
Lo mínimo que se le puede exigir a alguien que quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica es que sepa un poquito de Historia. Para erigirse en juez supremo del pasado reciente de una ciudad y trazar una raya que separe a los buenos de los malos son necesarios unos conocimientos básicos del terreno que […]
Punto de vista
Running
Lo que empezó siendo una diversión, sin darme cuenta, se había convertido en una obligación
Enrique Peidro, 12/05/2015

Tengo la sensación de que esto del “running” se nos ha ido de las manos. Hace apenas 10 años, a una persona que quería ponerse en forma sin gastarse dinero en gimnasios se le decía “sal a correr, que eso es barato”.

Nos ha pasado a todos. Cogías las zapatillas deportivas que tenías por casa, una camiseta y un pantalón corto y… ¡a la calle! Buscabas un polígono o alguna zona más o menos despejada, a ser posible llana, sin apenas cuestas. 10 minutos el primer día, si no estabas demasiado oxidado, 20. Y, si en esa primera sesión no habías sufrido demasiado, te planteabas volver a salir el fin de semana siguiente, “a ver si consigo llegar a media hora…”

Ahora no es así. De un tiempo a esta parte, quien más quien menos, tiene que correr una media maratón para poder quedar con otros compañeros de afición. Hoy en día, las salidas ya no se miden en tiempo sino en kilómetros. Y, como hagas menos de 10 kilómetros en un entreno, es como si hubieras salido a dar la vuelta a los puentes paseando. O sea, nada.

Si quieres salir a correr en la actualidad, alguien te dirá que no se te ocurra ponerte las deportivas que gastas todos los días, no sea que te vayas a lesionar. Necesitas unas zapatillas especiales para “running”, en las que tendrás que gastarte un mínimo de 100 € porque, si no, tampoco son buenas. Y, como se te ocurra correr “trails” (es decir, por la montaña), cómprate otras distintas, con una suela diferente. Y súmale otros 100 € mínimo. ¡Ah! Eso sí. El dependiente, muy servicial él, te recomendará que las cambies más o menos al año, no sea que te vayas a lesionar… ¡Ojo! Antes de decidirte por un modelo u otro, pide que te hagan una prueba para saber si eres pronador o supinador, no sea que te vayas a lesionar. Menos mal que eso no cuesta dinero.

Lo de la camiseta para correr es otro tema. No cojas una de algodón, porque “chupa” el sudor y luego pesa más. Necesitas una especial, que transpire. Por suerte, todo buen “runner” tiene decenas de camisetas (de las buenas) que le habrán regalado inevitablemente en las carreras a las que te apuntes. Así que no vamos a gastar dinero en camisetas. Bueno, sí. Porque las carreritas no son gratis. Hace unos años te apuntabas a la que se organizaba en verano en la playa, que tenían un precio de entre 3-4 €. “Carrera popular”, se llamaba. Las de ahora cuestan 10 € la que menos. Depende de la distancia que hagas, lógicamente. Y ya no tienen nada de populares. Allí se encuentran todos los componentes de clubes de atletismo de los alrededores y más allá, cada cual compitiendo contra sí mismo y su tiempo del año pasado. Así pues, que no se te olvide tu cronómetro – pulsómetro (otro elemento imprescindible para todo buen “runner”), que te mida la distancia corrida, la velocidad a la que vas, las pulsaciones… Como en todo, hay muchos modelos, pero no conozco a ningún corredor que se conforme con uno que cueste menos de 150 €. Eso, el primer modelo, claro. A partir de ahí, todos quieren uno mejor, más completo y con más autonomía.

Porque las carreras de 10 kilómetros son para “mariquitas” del running (perdón por la expresión). Lo que se lleva hacer ahora son maratones de montaña. Y cuando llevas ya hechos varios, “ultra maratones”. De 60 kilómetros, en aumento. Eso, para personas de una cierta edad, trabajadores, que pueden salir a entrenar una media de 2-3 veces por semana, pero sin ningún otro cuidado específico de dietistas, médicos o fisios  que les controlen. Paradójicamente, a nadie se le ocurre que pueda lesionar por eso.

Y las inscripciones, 50 € con suerte, las hay de más de 100 €. Consecuentemente, para una distancia tan larga tienes que equiparte bien: gorra transpirable, unos 15 €; gafas de sol, pero no unas cualesquiera, también han de ser específicas de correr, 20 €; una mochila de corredor, con su “camelbak” para beber mientras correr, pongamos unos 30 €; barritas y geles energéticos, depende de marca y cantidad, pero sobre 10 € más… Y, a partir de ahí, lo que quieras, porque resulta inimaginable la cantidad de “extras” que puede llegar a necesitar un “runner”: portadorsal, calcetines compresores, una lámpara frontal por si sales a correr de noche, brazalete para el móvil…

Lo confieso. Yo he sido “runner”. Y he disfrutado mucho haciendo ese deporte. Hasta que mi cabeza me dijo: “basta”. Lo que empezó siendo una diversión, sin darme cuenta, se había convertido en una obligación. Estaba en tres grupos diferentes en “whatsapp” de correr, y casi era una competición ver quién madrugaba más los fines de semana en pleno invierno, quién iba a cubrir una distancia mayor, o quién tenía un ritmo más bajo de minutos por kilómetro. Lo mismo en las redes sociales. Resulta imposible conectarte a Facebook sin que tus amigos hayan compartido cuánto han corrido ese día, por dónde y cuántas calorías han consumido. Sinceramente, admiro a todos aquellos que siguen participando en un sinfín de carreras, sufriendo en cada cuesta y disfrutando con ello. Ojalá sigáis haciéndolo durante mucho tiempo, sin que vuestro cuerpo se resienta por ello. Yo no he podido más.

Así que ya sabéis. Si algún día os miráis al espejo y os veis gordos. O bien os hacéis un análisis y os sale el colesterol alto. Salid a correr, que eso es barato. ¿O no?

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. KaiserSoze says:

    Los domingos por la mañana hay más runners que personas. Yo un día vi a uno que corría con una camiseta de propaganda del carrefour.

  2. Gabriel says:

    Recuerdo que allá por el año 2000 quienes salíamos a correr empezamos a usar la Vía Verde cuando todavía los túneles no estaban pavimentados ni tenían luz.. (Un día tropecé con un señor en el túnel del Salt y nunca sabré quién era, pero sí que sus gafas eran de montura gruesa, a juzgar por su marca en mi cara.) Desde entonces correr ha pasado a llamarse running y como dices muy bien todo se ha complicado…

    Yo que soy de carácter antisocial y un tanto misántropo al ver tanta gente con tan saludable hábito empiezo a sentir la llamada al sedentarismo y los “malos” vicios…

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario