Destacados
Punto de vista
“En nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución”
El Supremo entierra definitivamente el proyecto Alcoinnova
FOTO: PACO GRAU
“En nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución”. Con esta frase protocolaria y solemne encabeza el Supremo el texto del fallo judicial con el que se entierra de forma definitiva el proyecto de La Española para construir una gran área industrial y de servicios en la zona de La Canal.  […]
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (y 23): balance de daños personales
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
En las películas de guerra, cuando un acorazado recibe el impacto de un torpedo enemigo, el capitán del barco se dirige inmediatamente al primer oficial para pedirle que haga un balance de daños. Entre humaredas, explosiones y gemidos de la marinería herida, se hace una rápida evaluación de la situación de la nave, para ver […]
Punto de vista
La alcoianía en els temps del còlera (22): reflexions d’un corredor sense fons
Cròniques del coronavirus a la industriosa ciutat del Serpis
Ara que he tornat a córrer he vist que a determinades zones d’Alcoi hi ha banderes d’Espanya penjades als balcons amb un crespó negre. Es diferent al que succeeix amb els cartells de SE VENDE o SE ALQUILA que estan per tot arreu. En canvi les banderes no. Hi ha zones on hi ha moltes […]
Punto de vista
Un brindis en un funeral
Javier Llopis, 9/03/2016

En una carta solemne, el director de El País informa a sus empleados de la inminente desaparición de la edición en papel del primer periódico de España. Te acercas al cine y disfrutas con Spotlight, una de esas maravillosas películas americanas de periodistas en las que un grupo de intrépidos reporteros arregla el mundo desde una destartalada redacción llena de montañas de papeles y de vasos de café a medio beber.

A los viejos periodistas (a los periodistas viejos) nos gustan las historias en las que David derrota a Goliat a golpes de rotativa. Nos vuelven locos esos finales felices en los que una flota de camiones atraviesa la noche repartiendo por la ciudad los fardos de unos periódicos que aún huelen a tinta y en cuyo titular de apertura se puede leer en letras bien gordas que los buenos han ganado la batalla y que los malos se han caído con todo el equipo. A los viejos periodistas, elefantes moribundos de la selva tecnológica, nos consuela comprobar que el apasionante circo de la prensa de papel todavía sigue dando guerra, aunque sea en el universo imaginario de una sala de cine.

Ver la oscarizada obra de Thomas McCarthy a las pocas horas de recibir el mazazo de la rendición digital del buque insignia del periodismo nacional le añade un punto de tristeza al reconfortante ritual de asistir a un buen espectáculo cinematográfico. Ver Spotlight en esas condiciones es como hacer un brindis en un funeral, como levantar la copa en un velatorio y cantar una balada en recuerdo de alguien muy querido, que se ha ido para no regresar nunca. Las vibrantes aventuras de los periodistas del Globe en su lucha contra la omnipotente jerarquía católica de Boston para sacar a la luz una red de abusos a menores se acaban convirtiendo en una melancólica elegía para una profesión, el periodismo, que vive uno de los momentos más duros de su historia.

Mientras internet arrasa sin piedad hasta las más sólidas cabeceras de papel y mientras el periodismo nuevo busca un lugar al sol de las incertidumbres y de los miedos, películas como Spotlight nos permiten a los veteranos contarles alguna batallita a nuestros hijos y jurarles por lo más sagrado que hubo unos días dichosos en los que las redacciones de todos los periódicos estuvieron pobladas con personajes tan increíbles como los que encarnan Mark Ruffalo o Michael Keaton.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario