Destacados
Punto de vista
D’Alonso a Nadal o val més tard que…
Desconec el motiu, però en París no el volien gaire i sempre donaven suport al rival
Era la tarda del diumenge 3 de juliol de 2005. Tornàvem de la segona part d’un casament i feia molta calor: havia sigut als voltants de Saint Emilion, a l’església de Saint-Georges (és evident: als alcoians el destí ens acompanya), i, farcits de cerimònies, amistats, menjar, vi… i de parlar francés, de vegades amb persones […]
Punto de vista
La pesadilla del “pagar pa patir”
Si una frutería tratara a sus clientes como los trata un banco, se arruinaría en menos de una semana
Lionel Barrymore aplicándole las leyes de la banca moderna al pobre James Stewart en "¡Qué bello es vivir!"
Asuntos como la pandemia, la crisis económica, el problema catalán y el debate sobre la monarquía han desplazado de la actualidad un problema dramático, que afecta cada día a millones de españoles. En la calle flota como una verdad dolorosa e incontestable una situación que debería indignarnos a todos: desde hace unos años, los bancos […]
Punto de vista
El lleó, la bruixa i l’armari
Les Cròniques d’Insània 
El lleó  El Casal de Sant Jordi és una fera que ara està dormint, malauradament enguany no hem tingut festes i el futur és incert. Este període letàrgic el podem aprofitar per pensar amb calma la manera d’acollir a la festa totes les dones que ho desitgen. Ara que bona part de la societat assumeix […]
Punto de vista
Una triste historia de pilinguis y dinero
Por primera vez desde que se instauró la democracia, la supresión de la monarquía es una idea que forma parte del debate político mayoritario
Javier Llopis, 28/07/2020

Siempre me imagine la llegada de la República como un acontecimiento cargado de coreografías épicas: masas indignadas de desheredados rodean la Zarzuela gritando consignas, mientras la Familia Real huye apresuradamente camino de Suiza por un pasadizo subterráneo iluminado con antorchas. De eso nada, España puede presumir ante el mundo de tener la única monarquía que parece empeñada en derrocarse a sí misma. Ha bastado una simple historia de pilinguis y de dinero para que empiece a temblar el supuesto pilar central de nuestra democracia.

Dicen los más ancianos del lugar que para conocer a un hombre o a una institución basta con tener una idea bastante exacta de quiénes son sus amigos y de quiénes son sus enemigos. Por lo que respecta a la monarquía española; en estos momentos, sus únicos defensores acérrimos son un conjunto de partidos que oscila entre la derecha tradicional y la extrema derecha. Por el flanco izquierdo, ha caído en picado el prestigio de la corona y los partidos no se recatan en exigir que se le dé boleta a una entidad, que se coincide en calificar de anacrónica, inútil y carísima. Por lo que respecta al PSOE, esta formación sigue instalada en un eterno “nosotros somos republicanos, pero…”, que le ha dado resultado a lo largo de más de 40 años, pero que cada día resulta más difícil de sostener ante los continuados sobresaltos que le proporciona al país un Rey Emérito hiperactivo en la fechoría, que se ha convertido en una bomba política con patas.

Está claro que en el origen de este cataclismo hay que situar las hazañas del Rey Campechano. A base de novias, de cacerías, de comisiones millonarias y de fraudes a Hacienda, este incansable anciano ha demostrado un empeño letal a la hora de cabrear a un país inmerso en la miseria tras sobrellevar dos graves crisis económicas y un dramático desastre sanitario. Si al desparpajo del cabeza de familia le añadimos la incapacidad del equipo actual de la Zarzuela para arreglar rápidamente la avería y recuperar la conexión de ejemplaridad con la calle, el resultado es una mezcla explosiva: por primer vez desde que se instauró la democracia, la supresión de la monarquía es una idea que forma parte del debate mayoritario y que puede condicionar futuras alianzas políticas.

Empieza a crecer la sensación de que él único motivo de continuidad de la monarquía es el temor de los grandes partidos a los problemas que podrían derivarse del proceso que llevaría a su desaparición. Si se le da la vuelta a esta aseveración, se puede profetizar que las diferentes formaciones del arco parlamentario dejarían caer la institución real sin ningún tipo de remilgos el día en que genere más desaguisados que beneficios políticos. Al ritmo con el que se están produciendo los acontecimientos y con la llegada de continuas noticias alarmantes desde las instituciones judiciales suizas y desde la prensa internacional, esta segunda hipótesis aparece cada día más cercana.

NOTA FINAL. Corría el año 1976 y los Reyes de España realizaban una visita oficial a Alcoy. Deseoso de asistir a este evento histórico, mi amigo el Ruso madrugó y se colocó en primera fila de uno de los puntos del recorrido real. Era un tipo muy especial: llevaba una gran cabellera rizada al estilo Jimi Hendrix, vestía una andrajosa gabardina que le llegaba a los pies (se había quedado prendado de la portada del disco Aqualung de Jethro Tull) y andaba cargado con un polvoriento zurrón. Pocos minutos antes de que pasara la comitiva, un policía le cacheó y le exigió que se fuera inmediatamente a su casa si no quería dormir en la comisaría; el agente tenía un argumento de peso: mi amigo presentaba un aspecto peligroso. 44 años después de aquel suceso, millones de españoles han llegado a la conclusión de que el que realmente era peligroso era aquel hombretón llamado Juan Carlos I, que recorría sonriente las calles del casco antiguo alcoyano entre aclamaciones populares. El Ruso se nos fue al otro mundo sin que nadie pusiera en duda que era una magnífica persona y, por si esto fuera poco, nunca mostró ni el más mínimo aprecio por las princesas teutonas ni por las cacerías de elefantes, siendo sus únicos defectos conocidos su debilidad por las canciones romanticonas del grupo Mocedades y su legendaria habilidad para tirarte un pedo en la cara cuando te desbordaba en un regate jugando al fútbol.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario