slogan tipografia la moderna
El sueño cinematográfico de “Héctor”
28/03/2016

La película “Héctor” fue una atípica experiencia cinematográfica impulsada desde un Alcoy lejano, que vivía un momento de efervescencia cultural. Cuando se cumplen más de tres décadas de su estreno, su director Carlos Pérez recuerda aquel proyecto, que contó con la participación destacada de Ovidi Montllor.  Las fotos del rodaje, realizadas por Paco Grau, recuperan algunas imágenes impagables de aquella historia de ilusiones.

Hace unos días Paco Grau me envió unas fotos del rodaje de la película «Héctor», eran fotos de hace más 32 años que no había visto. En ellas se podía ver al equipo en distintas fases del
rodaje. Tuve una primera impresión algo extraña, como si aquellas imágenes pertenecieran a un sueño, como si todo aquello no hubiera ocurrido nunca.

Un montón de amigos y un pequeño grupo de profesionales posaban con un aspecto cansado por largos días de trabajo acumulado, porque «Héctor» se hizo así; con mucha más voluntad que profesionalidad. En aquellos años Alcoi no era un lugar excesivamente activo, nuestra relación con el cine se reducía a la realización de algunos cortometrajes y unas interminables sesiones de cineclub los fines de semana, donde se proyectaban películas que no tenían cabida en el circuito comercial.

Yo  llevaba algún tiempo barajando la posibilidad de hacer un largometraje basándome en una historia (mitad leyenda , mitad realidad) que a la postre terminaría siendo «Héctor». Sabía que sería imposible levantar el proyecto si la única carta de presentación era el entusiasmo de unos «jóvenes inquietos», por lo que después de escribir el guión contacté con Ovidi Montllor. Afortunadamente le gustó y se involucró en el proyecto, automáticamente todo el asunto ganó en consistencia, hay que recordar que Ovidi hacía poco que había rodado «Furtivos». Este fue el punto de partida, después vino el resto.

La película la hicimos con el esfuerzo de muchos alcoyanos, por cierto con un sistema de financiación muy similar al actual crowdfunding. Viendo estas fotos es difícil esquivar el correspondiente ataque de nostalgia, sobre todo por los que ya no están; Ovidi y Alejandro Soler, dos de los pilares más importantes de esta historia. Yo creo que es ahora cuando
la distancia te permite apreciar en su justa medida lo que supuso aquella «osadía» , no teníamos dinero, no teníamos experiencia, pero nos sobraba lo más importante; la ilusión.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información: