Destacados
Diccionari de butxaca
Asmaiat
Palabra emblemática del conocido fenómeno verbal alcoyano conocido como aseismo, que consiste incluir el prefijo ‘as’ delante de todo lo que se menea, lingüísticamente hablando
Conocida es de sobra la singularidad del idioma alcoyano denominada asismo o aseismo que consiste en incluir el prefijo ‘as’ delante de todo lo que se menea ya sea verbo (asperar, asmorçar, astimar) sustantivo (asperit, asperança) adjetivo (asplendorós, aspectacular) o adverbio de modo (aspai) pero cabe preguntarse: ¿Es ésta inclusión gratuita? ¿Se trata de pura farfolla […]
Diccionari de butxaca
Tamboriná
La palabra define ruidos muy fuertes, que por su contundencia provocan la alarma general
En alcoyano coloquial, una explosión atómica sería una enorme tamboriná
La tamboriná nos sirve a los alcoyanos para definir sonidos muy fuertes e inesperados, que por su estruendosa contundencia provocan la alarma general. Cuando los habitantes de esta ciudad escuchamos una tamboriná en la calle, salimos inmediatamente al balcón para ver qué ha pasado. La palabra hunde sus raíces semánticas en el vocablo tambor y […]
Diccionari de butxaca
Gallonet
En los valles del Serpis gallonet es el diminutivo del sustantivo galló, en catalán, gajo, en castellano, que se refiere a cada una de las partes en que está dividido el interior de algunos frutos
Aunque al oyente foráneo el sustantivo gallonet le pueda sonar a gallo eviscerado y sin cabeza (bien se refiera al ave doméstica del orden de las galliformes bien al pez marino del orden de los acantopterigios) o a la tienda de repuestos Gallonet Automotive, si el oyente reside en Medellín, Colombia o alrededores. E incluso […]
Diccionari de butxaca
La bacora
Diccionari de butxaca
Pellorfes i corfolls
Diccionari de butxaca
Senyo/sinyo
Diccionari de butxaca
Collons de mico
¿Qué tienen los testículos de un mono de cola larga para ser tomados como imagen arquetípica de algo excepcional o maravilloso?

Collons de mico (en castellano testículos de mono de cola larga) es una expresión de uso común en el ámbito lingüístico valenciano-balear y por tanto habitual también en la ciudad de Alcoi, aunque con significado bien diferente al del resto del microcosmos catalanoparlante que utiliza las glándulas sexuales masculinas de los simios como medio de expresión.

Por ejemplo en la zona de Valencia, y su área de influencia, collons de mico es una unidad de medida que expresa pequeñez. Digamos que en caso de existir una escala métrica asociada a los testículos els collons com un bou serían el máximo y els collons de mico el mínimo.  En Mallorca, el colló de mico es una unidad de temperatura (‘fa un fred de collons de mico’) similar al alcoyanísimo pixorro (‘fa un fretorro que talla la punta del pixorro’) y que, en su conjunto, podrían formar un sistema de medida de temperatura alternativo a Kelvin, Celsius o Farenheit.

En cambio en Alcoi collons de mico designa una cosa excelsa, excepcional, maravillosa. Algo de singular excelencia, que se aparta de lo ordinario, ocurre rara vez y resulta digno de admiración. Ejemplo: Els tirants del pont són de collons de mico. O Aquests abissinis estan de collons de mico. Con lo que, inevitablemente, surge la siguiente pregunta: ¿qué tienen los testículos de un mono de cola larga para ser tomados como imagen arquetípica de algo excepcional o maravilloso, sobre todo cuando sólo son unas minucias situadas en una bolsa escrotal al uso -como las que poseen la mayoría de mamíferos- y cuando, además, su tamaño desde los parámetros humanos, resulta más bien ridículo?

Quizá la respuesta no esté en el tamaño sino en sus propiedades tal y como asegura Xiao Shan, chef de una popular cadena de restaurantes célebre por cocinar testículos y penes de animales, entre ellos el mono, quien declara que ‘además de ser un plato muy saludable, su textura y sabor son muy buenos’. Asegurando que: ‘comer pene y testículos de mono mejora la salud de los hombres, los hace más fuertes y les ayuda a tener una vida sexual maravillosa’

Tesis que, a comienzos del siglo pasado, ya refrendó el cirujano francés de origen ruso Serge Abrahamovitch Voronoff (1866-1956) quien realizaba implantes de tejido de testículos de mono en humanos suponiendo que la fuente de la eterna juventud se hallaba en sus gónadas.  Experimentos que, por cierto, despertaron el interés de Alfonso XIII no sabemos si como mero observador o en calidad de paciente usuario. Lo que -en caso del último supuesto- vendría a explicar por qué los españoles tenemos una dinastía real de collons de mico.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario