Destacados
Diccionari de butxaca
Artiste
Los alcoyanos de sexo masculino se llaman artiste los unos a los otros con una insistencia difícil de explicar
Si un viajero foráneo llega a Alcoy y escucha con cierta atención las conversaciones cotidianas de la gente, acabará llegando a la conclusión de que esta ciudad tiene una cantidad de artistas per cápita sólo comparable a la registrada por Florencia en la época de los Médicis. Los alcoyanos de sexo masculino se llaman artiste […]
Diccionari de butxaca
Perrafernalia
¿Es lo mismo la perrafernalia alcoyana, que la parafernalia castellana, o la parafernàlia catalana?
¿Qué significa perrafernalia, palabra fonéticamente hermana de parafernalia pero de uso exclusivo en Alcoy? ¿Qué quiere decir un alcoyano cuando, un veintidós de abril tras el desfile de la entrada mora, grita a los cuatro vientos: ‘xe quina perrafernalia més gran han tret al boato els Benimerins? ¿Se refiere acaso a que el caudillo de […]
Diccionari de butxaca
Xurrut
La palabra logra un punto inédito de asquerosidad al imitar un sonido corporal especialmente vergonzante
El xurrut suele ser explosivo, como un geiser
Onomatopeya escatológica donde las haya. La palabra logra un punto inédito de asquerosidad al imitar un sonido corporal especialmente vergonzante. Cuando un alcoyano está de xurrut,  quiere decir que sufre una fuerte diarrea, que le condena a hacer rapidísimos viajes al wáter para evitar la catástrofe.
Diccionari de butxaca
Astral
Diccionari de butxaca
Triote
Diccionari de butxaca
Ensaio
Diccionari de butxaca
Compraora
En Alcoy, compraora es un término que se utiliza para referirse a las mujeres embarazadas que están a punto de comprar un bebé

En cualquier lugar del universo castellano o catalano parlante, una mujer compraora es un ser humano de sexo femenino que está efectuando una transacción comercial en una tienda del barrio. En Alcoy, no. En Alcoy, compraora es un término que se utiliza para referirse a las mujeres embarazadas que están a punto de comprar un bebé.

En primer lugar, hay que subrayar una circunstancia importante para deshacer cualquier malentendido: el uso de esta acepción gramatical no supone que los alcoyanos y las alcoyanas tengamos una irrefrenable tendencia a comprar los bebés en el mercado negro. Aunque esta ciudad está llena de singularidades, todavía seguimos fabricando los niños con los métodos tradicionales, que resultan mucho más agradables y más ajustados a la legalidad vigente.

A pesar de esta evidencia, hay que destacar el hecho innegable de  que el uso de la palabra compraora muestra una versión mercantilista del maravilloso acto de la concepción de una vida humana. En las conversaciones alcoyanas no es raro escuchar frases del tipo “fulanita está a punto de comprar un niño”, que como es natural chirrían al oído de cualquier testigo foráneo, que inmediatamente empieza a pensar en llamar a la Policía. Hay quien atribuye el uso de esta acepción a la tendencia al flato de los alcoyanos, siempre dispuestos a aparentar riquezas y grandes disponibilidades económicas. En otros sitios del mundo, los niños vienen de París o los trae la cigüeña; en Alcoy somos más chulos que nadie y cuando nos apetece tener una criatura, tiramos de billetera y nos la compramos. Aixó ho pague jo!.

Especialmente delicado resulta usar en Alcoy el concepto “compraora compulsiva”. Igual puede servir para una mujer que se deja un dineral la adquisición de artículos inútiles que para una madre de familia numerosa con más de quince vástagos a su cargo.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario