Destacados
Diccionari de butxaca
Tamboriná
La palabra define ruidos muy fuertes, que por su contundencia provocan la alarma general
En alcoyano coloquial, una explosión atómica sería una enorme tamboriná
La tamboriná nos sirve a los alcoyanos para definir sonidos muy fuertes e inesperados, que por su estruendosa contundencia provocan la alarma general. Cuando los habitantes de esta ciudad escuchamos una tamboriná en la calle, salimos inmediatamente al balcón para ver qué ha pasado. La palabra hunde sus raíces semánticas en el vocablo tambor y […]
Diccionari de butxaca
Gallonet
En los valles del Serpis gallonet es el diminutivo del sustantivo galló, en catalán, gajo, en castellano, que se refiere a cada una de las partes en que está dividido el interior de algunos frutos
Aunque al oyente foráneo el sustantivo gallonet le pueda sonar a gallo eviscerado y sin cabeza (bien se refiera al ave doméstica del orden de las galliformes bien al pez marino del orden de los acantopterigios) o a la tienda de repuestos Gallonet Automotive, si el oyente reside en Medellín, Colombia o alrededores. E incluso […]
Diccionari de butxaca
La bacora
El término sirve para describir una fruta, para definir un estado de ánimo y para referirnos a una parte fundamental de la anatomía femenina
Su Majestad la bacora. He aquí un concepto multiusos, que partiendo desde sus modestos orígenes frutales ha rendido múltiples servicios lingüísticos a los alcoyanos.
Diccionari de butxaca
Pellorfes i corfolls
Diccionari de butxaca
Senyo/sinyo
Diccionari de butxaca
Boteuadeu
Diccionari de butxaca
Compraora
En Alcoy, compraora es un término que se utiliza para referirse a las mujeres embarazadas que están a punto de comprar un bebé

En cualquier lugar del universo castellano o catalano parlante, una mujer compraora es un ser humano de sexo femenino que está efectuando una transacción comercial en una tienda del barrio. En Alcoy, no. En Alcoy, compraora es un término que se utiliza para referirse a las mujeres embarazadas que están a punto de comprar un bebé.

En primer lugar, hay que subrayar una circunstancia importante para deshacer cualquier malentendido: el uso de esta acepción gramatical no supone que los alcoyanos y las alcoyanas tengamos una irrefrenable tendencia a comprar los bebés en el mercado negro. Aunque esta ciudad está llena de singularidades, todavía seguimos fabricando los niños con los métodos tradicionales, que resultan mucho más agradables y más ajustados a la legalidad vigente.

A pesar de esta evidencia, hay que destacar el hecho innegable de  que el uso de la palabra compraora muestra una versión mercantilista del maravilloso acto de la concepción de una vida humana. En las conversaciones alcoyanas no es raro escuchar frases del tipo “fulanita está a punto de comprar un niño”, que como es natural chirrían al oído de cualquier testigo foráneo, que inmediatamente empieza a pensar en llamar a la Policía. Hay quien atribuye el uso de esta acepción a la tendencia al flato de los alcoyanos, siempre dispuestos a aparentar riquezas y grandes disponibilidades económicas. En otros sitios del mundo, los niños vienen de París o los trae la cigüeña; en Alcoy somos más chulos que nadie y cuando nos apetece tener una criatura, tiramos de billetera y nos la compramos. Aixó ho pague jo!.

Especialmente delicado resulta usar en Alcoy el concepto “compraora compulsiva”. Igual puede servir para una mujer que se deja un dineral la adquisición de artículos inútiles que para una madre de familia numerosa con más de quince vástagos a su cargo.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario