Destacados
Diccionari de butxaca
¡La Puri…!
Interjección de origen misterioso, que expresa sorpresa o admiración
Dos chicas del Puntet a punto de pronunciar un ¡La Puri..¡ monumental tras ver el ver vestido de Carolina Herrera que se ha comprado una amiga
Estamos ante una de las más singulares interjecciones alcoyanas. Se trata de una exclamación de sorpresa y de admiración, cuyo origen no acaba de estar claro. Hay especialistas que consideran que esta construcción es un apaño con el que se intentan esconder las referencias blasfemas al dogma católico de la Purísima Concepción. Otros estudiosos hablan […]
Diccionari de butxaca
Desbotifarrar
En Alcoy las cosas no se aplastan, ni se despachurran, ni se destrozan, ni se descomponen, ni estallan, revientan o explosionan. Se desbotifarran
Edificio desbotifarrado tras un violento terremoto
Desbotifarrar es un verbo de uso muy extendido en el territorio alcoyano, especialmente en su forma reflexiva desbotifarrarse, que deriva de la palabra catalana esbotifarrar que, a su vez, deriva de butifarra (tripa de cerdo rellena de carne y tocino y condimentada con especias) y que, por extensión, designa todo aquel envase o envoltorio cuya ‘tripa’ incapaz de […]
Diccionari de butxaca
Anxorlarse
Un verbo alcoyano con carga positiva y negativa, que se puede traducir por embobarse, distraerse o quedarse extasiado
Las fans de los Beatles se quedaban anxorlaetes cada vez que aparecían los chicos de Liverpool
Verbo de múltiples significados, cuyo origen es difícil de establecer. Hay quien atribuye la palabra a la existencia de un legendario personaje llamado Xorla, conocido por sus escasas luces y por su tendencia al ensimismamiento. Literalmente, una xorla es una de las denominaciones menos usadas de un pescado más conocido como palometa; aunque dadas las […]
Diccionari de butxaca
Chaufer
Diccionari de butxaca
Batidor
Diccionari de butxaca
Birlo
Diccionari de butxaca
La potra
Estar potrós es sinónimo de encontrarse mal o de estar incómodo en una determinada situación social
Jáck Lemmon se consolido como prototipo del potrós insoportable en "La extraña pareja"

En castellano académico la potra es una palabra que se usa para referirse a un golpe inesperado de buena suerte. En alcoyano coloquial, por el contrario, este vocablo tiene una carga negativa y se puede traducir como molestia, malestar o desazón. Estar potrós es un sinónimo de encontrarse mal o de estar incómodo en una determinada situación. Estamos ante un concepto abierto que lo mismo vale para describir problemas sanitarios leves que estados de ánimo. La potra alcoyana es infinita y bajo su manto se esconden miles de matices gramaticales.

Desde el punto de vista sanitario, la potra es una especie de anticipo de la enfermedad. Uno se levanta potrós cuando se le presentan los primeros síntomas de una gripe; ya sean escalofríos, súbitos mareos o dolores de cabeza. Hay bebés potrosos que atormentan a sus padres con furiosos llantos nocturnos provocados por el flato o por la salida de los primeros dientes.

Hay que señalar, sin embargo, que la potra presenta una vertiente social igualmente negativa. En Alcoy, hay personajes potrosos especializados en dar la murga en todo tipo de encuentros, celebraciones y reuniones. Son tipos pesados, que a todo le encuentra pegas (dar la potra) y que acaban agotando a sus acompañantes. Otras personas sufren la potra como un mal pasajero, que sólo les afecta en determinados escenarios. Hay ateos que se ponen potrosos cada vez que un entierro o una boda les obligan a meterse en una iglesia; son esos tipos que no paran de rascarse, de mirar el móvil o de hacerles comentarios inadecuados a sus amigos en el momento más solemne de la ceremonia. También existe el denominado potrós cultural; es un tipo se pone nervioso cuando escucha los discursos de la inauguración de una exposición de pintura y que sólo se tranquiliza cuando acaban los parlamentos y salen los camareros con la bandeja de canapés.

Para acabar esta breve disquisición hay que subrayar una cuestión importante: la potra alcoyana (en su vertiente sanitaria y en su vertiente social) es una dolencia muy contagiosa. El potrós extiende su mal rollo como una epidemia a su alrededor. Su insistente labor de machaque convierte en potrosos a todas las personas que se le acercan, hasta convertir la más alegre de las reuniones en un acto insoportable del que todo el mundo quiere huir.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario