Destacados
Diccionari de butxaca
Ampastrà
Ampastrà es una palabra alcoyana que abarca todo el abanico de desgracias que van desde verter un vaso de agua sobre el mantel a invadir Polonia a los sones de la Cabalgata de las Valquirias
Imagen real de una ampastrà provocada por una locomotora
Ampastrà, empastrà o en el caso del puntet ampastrada es una palabra alcoyana que casi con toda probabilidad proviene del catalán emplastre o del castellano emplasto. Ambas derivan del latín emplastrum y del griego emplastron (ἔμπλαστρον) que significa modelar o pastar y, en el universo lingüístico valenciano-catalano-balear, se refieren al medicamento preparado como pasta que […]
Diccionari de butxaca
Refetot
Palabra que usan los alcoyanos para evitar llamar gordos a los gordos
Hoss Cartwright era un hombre refetot, que no pudo evitar que se le conociera popularmente como el Gordo de Bonanza
Cuando los alcoyanos nos encontramos con una persona obesa y no queremos utilizar el calificativo ofensivo de gordo, utilizamos una palabra que supone una de las obras cumbre de nuestra capacidad para crear eufemismos: refetot o refetota, según el sexo del sujeto en cuestión.
Diccionari de butxaca
Flitar
¿Qué quiere decir un alcoyano cuando dice ‘fes el favor de flitar el menjador amb el flitaor?
Se conoce como flitar a la acción de lanzar flit, fli o flis con un flitaor; siendo el flit un aceite venenoso inventado por el químico Franklin C. Nelson que desde 1923 se utilizó para matar de manera doméstica moscas y mosquitos, pero también todo lo que se movía, incluyendo los alveolos pulmonares de los […]
Diccionari de butxaca
Donar pena
Diccionari de butxaca
Arreglaets
Diccionari de butxaca
Peixot
Diccionari de butxaca
Mantecao
¿Qué hacer cuando alguien nos facilita la siguiente información: ‘no li pegues voltes, eixe/eixa el que vol és mantecao’?

Qué quiere decirnos un alcoyano cuando se nos aproxima con gesto de complicidad y exclama: Al loro, que ací hi ha mantecao! ¡Mare de Deu quin mantecao! o ¡Menut mantecao! ¿A qué obedece la advertencia? ¿Nos previene el hablante contra un bollo de proporciones inconmensurables elaborado a base de harina, huevos, azúcar y manteca de vaca y cocido en un pequeño molde de papel? O ¿Acaso le sorprende la calidad o, tal vez, la cantidad del helado del mismo nombre que hay en el establecimiento?

Puede que sí, o puede que no, porque una vez más nos hallamos ante una de las muchas palabras polisémicas del idioma alcoyano que, en este caso, tanto puede referirse al helado, al dulce navideño, al bollo de repostería como a ese otro bollo que significa alboroto, confusión o lío. Especialmente en la acepción de lío que se refiere a relación de amancebamiento con propensión a deleites carnales relacionados con la lujuria y la lascivia es decir: al mantecao

Como reaccionar, pues, cuando alguien nos facilita la siguiente información a propósito de un tercero/a: ‘no li pegues voltes, eixe/eixa el que vol és mantecao’. ¿Qué hacer? Tenemos claro que el sujeto/a en cuestión tiene apetito inmoderado de algo. ¿Pero de qué? ¿Le mueve la golosineria o tiene ganas de marcha? ¿Quiere pasta untada de manteca o quiere untarse de manteca con alguien de mucha pasta? ¿Qué decisión tomar?

Como en tantas ocasiones ayudará mucho a la comprensión del mensaje el entorno en que nos encontremos así como la gestualidad de nuestro interlocutor. Así si al exclamar eixe/eixa el que vol és mantecao utiliza un tono de voz tirando a neutro y lo acompaña de un leve movimiento de la mano, con las puntas de los dedos unidos junto a la boca, debemos correr a una pastelería y comprarle a eixe/eixa el dulce o helado, dependiendo de la estación.

Pero por el contrario si al decir eixe/eixa el que vol és mantecao lo susurra en un tono de voz salaz mientras nos golpea los riñones con un codazo de complicidad, redondeado la comunicación con un gesto del puño produciendo un movimiento de bombeo, o haciendo pasar repetidamente el dedo  corazón de su mano derecha por el círculo que forman los dedos índice y anular de su mano izquierda, entonces debemos correr a la farmacia que hay junto a la pastelería y preguntar si venden preservativos a granel.

RECOMENDACIÓN: En caso de duda se recomienda aplicar el segundo supuesto en base a la anécdota sucedida entre un celebre filólogo  y una alumna que asistía a sus clases en la Universidad de Cambridge. Cuando él le preguntó: Què, m’entens o te l’arrime? Respondiendo ella: Arrima-me-la que d’entendre-ho a tota hora estic a temps.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario