Destacados
Diccionari de butxaca
Possiqueteveré!
Possiqueteveré! es una interjección alcoyana de tinte surrealista que sirve para expresar casi cualquier cosa
El actor JULI CANTÓ en una representación del POSSIQUETEVERÉ!
Possiqueteveré! es un fraseologismo interjectivo, de uso muy extendido en la ciudad de Alcoy, formado por dos conjunciones, un pronombre relativo, otro pronombre personal y un verbo en futuro simple debidamente amachambrado, que tanto sirve para expresar sorpresa, rechazo, desaprobación, advertencia o desdén, como cualquier otra cosa.
Diccionari de butxaca
L’ajudant del que toca el bombo
Durante mucho tiempo, fue una perífrasis de uso extendido en Alcoy para referirse a la persona de poca importancia, sin oficio y mal entretenida
L’ajudant del que toca el bombo es un oficio poco conocido (nada que ver con el más viejo del mundo) y poco valorado dentro del panorama musical. En parte por no tratarse de una disciplina que requiera estudios reglados y en parte por lo poco conocidas que resultan sus funciones para el público en general, […]
Diccionari de butxaca
Gallegà
Sinónimo de chasco, que también se usa para describir una acción que ha requerido grandes esfuerzos a cambio de unas compensaciones exiguas
En alguna época remota, los alcoyanos debieron tener un extraño concepto de los habitantes de las brumosas tierras de Galicia. Así lo indica la acuñación de la construcción gramatical “fer una gallegà”: una expresión multiusos, que usamos como sinónimo de chasco y detomadura de pelo o para referirnos a una acción que ha requerido grandes […]
Diccionari de butxaca
Ampastrà
Diccionari de butxaca
Refetot
Diccionari de butxaca
Flitar
Diccionari de butxaca
Mostruori
Un ejemplo de la tendencia alcoyana hacia el siniestrismo lingüístico

Aunque lo parezca, un mostruori no es un catálogo de monstruos de película de serie B. La versión alcoyana del concepto muestrario/mostrari está cargada de efectos especiales y produce un cierto sentimiento de desazón. Cuando un representante acude a una tienda y le dice al propietario “voy a enseñarle el mostruori por si le interesa alguno de nuestros productos”,  uno espera que el comercial saque de su maleta una colección de fotos en blanco y negro en la que no faltarán  Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo o el mismísimo Freddy Krueger, manteniendo todos ellos sus poses más sanguinarias y espantosas.

La palabra mostruori asusta especialmente a los forasteros valencianoparlantes, que no acaban de explicarse esta siniestra tendencia linguïstica de los alcoyanos, capaz de convertir un concepto inofensivo en una palabreja amenazante más cercana al terror gótico que al honesto intercambio comercial de mercancías

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario