Destacados
Diccionari de butxaca
Pote
El pote es la interjección polisémica por antonomasia en la ciudad de Alcoi que expresa, sorpresa, admiración, ira, enfado, entusiasmo. O todo a la vez
Además de designar al recipiente en el que se almacenan líquidos y/o sólidos conocido como bote en castellano o pot en catalán (‘me pones dos potes de berengenes en salmorra’?) e incluso a la propina que se da al personal de un establecimiento (‘tome home estos sinco sentimos para el pote’), el pote alcoyano es, […]
Diccionari de butxaca
Fandango
Además de ser un baile popular, la palabra sirve a los alcoyanos para describir situaciones confusas o líos incomprensibles
A los alcoyanos no les gusta meterse en fandangos
Además de ser un baile popular en la partida de Barxell, en el resto de España y en buena parte de Latinoamérica, el fandango es una palabra multiusos, que les sirve a los alcoyanos para describir situaciones confusas, líos incomprensibles o problemas irresolubles. La expresión “quin fandango¡” se utiliza para marcar una línea divisoria a […]
Diccionari de butxaca
Asmaiat
Palabra emblemática del conocido fenómeno verbal alcoyano conocido como aseismo, que consiste incluir el prefijo ‘as’ delante de todo lo que se menea, lingüísticamente hablando
Conocida es de sobra la singularidad del idioma alcoyano denominada asismo o aseismo que consiste en incluir el prefijo ‘as’ delante de todo lo que se menea ya sea verbo (asperar, asmorçar, astimar) sustantivo (asperit, asperança) adjetivo (asplendorós, aspectacular) o adverbio de modo (aspai) pero cabe preguntarse: ¿Es ésta inclusión gratuita? ¿Se trata de pura farfolla […]
Diccionari de butxaca
Tamboriná
Diccionari de butxaca
Gallonet
Diccionari de butxaca
La bacora
Diccionari de butxaca
Mostruori
Un ejemplo de la tendencia alcoyana hacia el siniestrismo lingüístico

Aunque lo parezca, un mostruori no es un catálogo de monstruos de película de serie B. La versión alcoyana del concepto muestrario/mostrari está cargada de efectos especiales y produce un cierto sentimiento de desazón. Cuando un representante acude a una tienda y le dice al propietario “voy a enseñarle el mostruori por si le interesa alguno de nuestros productos”,  uno espera que el comercial saque de su maleta una colección de fotos en blanco y negro en la que no faltarán  Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo o el mismísimo Freddy Krueger, manteniendo todos ellos sus poses más sanguinarias y espantosas.

La palabra mostruori asusta especialmente a los forasteros valencianoparlantes, que no acaban de explicarse esta siniestra tendencia linguïstica de los alcoyanos, capaz de convertir un concepto inofensivo en una palabreja amenazante más cercana al terror gótico que al honesto intercambio comercial de mercancías

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario