Destacados
Diccionari de butxaca
Genterola
Es un insulto grupal, que quiere mostrar el rotundo desprecio hacia un colectivo
Al Capone y sus amigachos, un ejemplo clásico de genterola
La versión alcoyana del clásico castellano gentuza es una palabra muy sonora, que despierta en el oyente resonancias italianas. Hay que subrayar un dato importante: cuando un alcoyano habla de genterola está utilizando un insulto grupal, un calificativo con el que quiere mostrar su rotundo desprecio a un determinado colectivo con el que es conveniente […]
Diccionari de butxaca
Garibaldino
Un curioso sustantivo alcoyano que relaciona la gamba común con los soldados voluntarios que lucharon por la unidad de Italia
Dícese de los soldados voluntarios que lucharon en las tres guerras por la  independencia y unidad de Italia al mando de Giuseppe Garibaldi (Niza, 1807-Caprera, 1882) En Alcoy además es la denominación oficial que reciben las gambas con gabardina, tapa muy popular en el estado español, tanto como la corrupción o la sequía. La pregunta […]
Diccionari de butxaca
Tapó de bassa
Metáfora cruel que usamos los alcoyanos para describir a los hombres bajitos
Mickey Rooney no levantaba un palmo del suelo y es un clásico de Hollywood
Metáfora inusualmente cruel y despectiva que usamos los alcoyanos para describir a hombres bajitos pero con una constitución física muy robusta. La comparación no es gratuita: el tapón de una balsa (de riego o de una piscina municipal) es un elemento de gran solidez cuya principal función en esta vida es evitar que se escape […]
Diccionari de butxaca
Collonera
Diccionari de butxaca
Enxancamallat/ada
Diccionari de butxaca
Racuela
Diccionari de butxaca
Toca’m
¿Es Alcoy una especie de Sodoma donde la gente se pasa el día metiéndose mano?

Alcoi es un lugar donde se toca mucho. Esa es la impresión que deben llevarse las personas que nos visitan cuando paseando por la calle escuchan a diestro y siniestro: ‘Toca’m en poder’,A la nit et tocaré’, ‘Només arribar a casa et toque’, ‘Toca-li a la xiqueta, que s’ha quedat tota la vesprada esperant-te’, ‘Què no penses tocar-me mai?’, ‘Ahir vaig tocar a tots els de l’equip de futbol del meu home’…

A poco tiempo que pase en la ciudad, el viajero debe pensar que Alcoi es un lugar táctil, lleno de sobones, pulpos, en el que las manos y dedos juegan un papel fundamental. Sobre todo cuando se entere – si es que se entera –  que Alcoi formó parte en 2003 de un proyecto de ‘Ciudad Digital’ en el marco de un convenio firmado entre los gobiernos de José Maria Aznar, Francisco Camps y Jorge Sedano.

¿Pero es eso cierto? ¿Es verdad que los alcoyanos/alcoyanas se pasan el día palpando a tontas y a locas? ¿Tocándose a la menor excusa? ¿Es Alcoy una especie de Sodoma donde la gente se pasa el día metiéndose mano? ¿La capital internacional del palpo y los tocamientos?

De ningún modo. Alcoy no es una ciudad caliente, por mucho que se hayan empeñado en divulgarlo autores de medio pelo, el problema consiste en que sus habitantes (que caminan siempre por el lado peligroso del catalán y el castellano) hacen un amachambrado con la 5ª acepción de la palabra tocar en castellano (avisar haciendo seña o llamada con una campana u otro instrumento) y la 9ª de la catalana (hacer sonar un instrumento musical). Con lo cual crean una nueva acepción que vendría a ser: ‘especie de llamada que se realiza haciendo sonar un instrumento musical en la sintonía del móvil’. O algo parecido. Lo que, en catalán vendría a ser trucar o telefonar o llamar o telefonear (en castellano).

La cual cosa, por cierto, además de las confusiones expuestas, nos evitaría también este último malentendido: ‘Ahir et vaig tocar i no estaves’. Expresión que, además de resultar confusa de narices y de connotaciones esotéricas dignas de un programa especial de ‘Cuarto Milenio’, convierte Alcoi en una especie de triángulo de las Bermudas del idioma y del hecho diferencial hablado y escrito.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario