Destacados
Cultura
Al fil de la memòria
Perceval Graells exposa a la Sala Fundación Mutua Levante fins el 30 de juliol
L’artista Perceval Graells exposa l’obra ‘Al fil de la memòria’ en Fundación Mutua Levante fins el 30 de juliol. L’horari per visitar l’exposició és de dimarts a dissabte de 10’00 a 13’00 i de 17’00 a 20’00 h. Pel seu interès adjuntem el text que ha escrit expressament per al catàleg de l’exposició Lucia Romero […]
Cultura
Ximo Cardenal o l’algoritme del compromís
El professor i activista alcoià rep el Premi Joan Valls
L’Associació d’Amics de Joan Valls va lliurar diumenge passat la 27 edició dels seus guardons anuals amb els quals es reconeix l’aportació de persones i col·lectius a la promoció de la llengua i de la cultura valenciana. El professor i activista Ximo Cardenal va ser distingit amb aquest premi. La presentació de l’guardonat va ser […]
Cultura
‘Defiance’ exposición de Jaume Cremades
Fundación Mutua Levante acoge una selección de obras del joven artista
La exposición se compone de las colecciones  ‘Sinergía’ y ‘Natura’, que articulan un lenguaje natural  sobre el que el artista ha creado una nueva realidad. El título de la exposición ‘Defiance’ proviene del inglés, palabra que define oposición, reto o desafío. Con él, se reivindica la ilusión por crear y seguir impulsando la cultura, en […]
Cultura
Epidemias, guerras, terremotos y otros desastres alcoyanos
La revista Eines reúne en “Alcoi catastròfic” una rigurosa colección de trabajos sobre situaciones extremas en la historia de la ciudad
Javier Llopis, 21/03/2021

El “Alcoi catastròfic” es otra de esas joyas editoriales con las que de vez en cuando nos obsequia la revista Eines, del Institu Pare Vitòria. Con “la excusa” del coronavirus, esta publicación hace un repaso por la historia de una ciudad aparentemente indestructible, que a lo largo de siete siglos ha superado todo tipo de calamidades: desde la peste negra de la Edad Media al covid que lleva un año destrozando nuestra normalidad, pasando por un amplio catálogo de guerras, terremotos y de violentos desmanes meteorológicos. Aportando diferentes y rigurosos puntos de vista, el resultado es un retrato detallado de un Alcoy con una brutal capacidad de supervivencia y con un ánimo irreductible, que lo lleva a reinventarse tras los peores desastres.

El dicho “los pueblos que desconocen su Historia están condenados a repetirla” parece especialmente pensado para justificar esta publicación. Por lo que respecta a plagas y epidemias, Alcoy ha visto de todo: desde la temida peste negra medieval al cólera, pasando por la gripe española y por temibles nubes de langostas que arrasaban nuestra agricultura. Comparando cómo afrontaba la sociedad alcoyana de aquellos tiempos problemas muy parecidos a los que nos aquejan hoy, llegamos a la conclusión de que no hay nada nuevo bajo el sol. En vez de hablar de cierres perimetrales, se ponían guardias armados a las puertas de la Villa; se producían periodos de confinamiento que destrozaban la economía local y se desencadenaban vivos debates sobre las causas del desastre sanitario o sobre el papel que habían jugado en su control las diferentes administraciones públicas. Por no faltar, no faltaban ni las fake news y bien arrancado el siglo XX, un periódico local aseguraba que la mejor forma para combatir la epidemia de gripe era una buena copa de coñac Terry.

La revista Eines va más allá de la pura descripción y nos deja claro un concepto importante: el Alcoy actual es el fruto de todas aquellas situaciones extremas. Desde la construcción de los cementerios al diseño urbanístico de la ciudad, todo son iniciativas realizadas para que hechos tan dramáticos no vuelvan a repetirse. Igual que el caso Ardystil y la legionela obligaron hace pocos años a replantearse las infraestructuras industriales, las grandes epidemias del pasado hicieron necesario un planeamiento urbano que tuviera en cuenta la salud de la gente.

Belicosos

En su capítulo, el historiador Víctor Nadal hace una singular descripción del carácter local: “Podemos apreciar que los primeros pobladores de Alcoy eran en gran medida gente de guerra, con una importante tendencia a la violencia. Muchos eran marginados; es decir, gente sin tierra que buscaba fortuna”. Con este precedente no es raro que los alcoyanos no se hayan perdido ni una guerra desde los lejanos tiempos de la Baja Edad Media. Vecinos de esta ciudad lucharon contra los moros del Reino de Granada, contra los castellanos invasores, en el conflicto de las Germanías, en la Guerra de Sucesión, en las batallas contra las tropas de Napoleón, en las revueltas obreras del XIX, en menor medida en las guerras carlistas, en las desastrosas aventuras coloniales de Filipinas, Cuba y Marruecos y en la Guerra Civil de 1936. Hay un Alcoy belicoso poco conocido, que aparece reflejado en esta revista. En medio  del peor panorama bélico, los alcoyanos mantienen sus señas de identidad y se cuenta el caso de un grupo de soldados de Alcoy que celebraron en Melilla entraetes y canto del himno y cuando se les ordenó construir una red de fortificaciones para detener a las tropas rifeñas levantaron una edificación prácticamente idéntica al Castillo de Fiestas.

Tampoco la Naturaleza ha sido especialmente amable con Alcoy. La revista Eines nos ilustra sobre una interminable lista de catástrofes naturales, en la que destaca un amplio catálogo de terremotos con importantes destrozos y con su correspondiente listado de víctimas mortales. Lluvias torrenciales, nevadas, vientos, episodios de sequía, heladas e incendios forestales han ido dejando su huella en la ciudad y en su entorno a lo largo de los siglos, generando un legado de destrucción que ha obligado a adaptar el urbanismo y a buscar soluciones preventivas.

En una revista, que se justifica por la pandemia de coronavirus que está sufriendo actualmente el mundo, merece una atención especial el capítulo de cierre dedicado a los efectos de la Covid 19 en Alcoy. El texto, escrito por el médico Manuél Pérez Bosch jefe de la sección de la UHD del Hospital de Alcoy, tiene un valor especial y está más cerca de la crónica periodística que de la historiografía la uso. Es el testimonio marcado por la emoción de alguien que estuvo en primera fila en la dramática situación del geriátrico de Oliver, en el que fallecieron 73 internos. Tras recordar la soledad en la que murieron estos pacientes y destacar el esfuerzo de esta unidad sanitaria, hace una petición general llena de sentimiento: “Que aprendamos que la vida se pierde y no se recupera. Que los momentos con las personas que queremos son únicos y no se repiten. Y sobre todo me gustaría que recordarán a todos los sanitarios, aquellos que han hecho todo los que estaba en sus manos y más. Siempre estaremos pase lo que pase, porque esto es una guerra de soldados, no de generales”.

NOTA FINAL SOBRE EINES
En el prólogo de la revista, el director del Pare Vitòria califica Eines de “milagro editorial”. No es una mera declaración retórica. Estamos ante una publicación que ha cumplido 38 años de historia y que ha lanzado a la calle 29 números en los que se incluían siempre trabajos marcados por su rigor, por su independencia y por su capacidad para aportar nuevos puntos de vista sobre las grandes cuestiones alcoyanas. Que un fenómeno cultural de estas características surja de un centro docente, sometido a todas las miserias y a todos los problemas que afectan al mundo de la educación en este país, es eso: un hecho milagroso, cuyo mérito ha de atribuirse a los diferentes equipos del instituto y a los alumnos que pasaron por él. En una sociedad que abusa el término y que lo utiliza con demasiada frivolidad, la revista Eines ha de ser valorada como un verdadero referente de la historiografía y de la memoria local. Sus números son, además de un motivo de orgullo colectivo, una lectura obligatoria para cualquier persona que quiera conocer de dónde viene y a dónde va este complicado proyecto común llamado Alcoy.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Manuel Pérez Bosch says:

    Muchas gracias por tus palabras, que me han emocionado, a este médico humilde que tiene la suerte de trabajar en la UHD del Hospital. Somos un Servicio pequeño pero por el Covid tuvimos un gran impacto social. Pese a muchas y duras críticas creo que lo hicimos bien, pusimos lo mejor de nosotros y toda la tecnología y farmacología a nuestro alcance. Gracias y mil gracias esto nos anima muy mucho a seguir mejorando. Un abrazo

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario