Destacados
Punto de vista
Jumpman
L’esport és una gran indústria que ben entesa es pot aprofitar per a donar llocs de faena dignes a moltes i moltes persones
En aquesta nova entrega per a Tipografia La Moderna vaig a autoplagiar-me, però és que crec que aquesta idea que revoloteja el meu cap, mereix el màxim de ressò possible i cada vegada que em donen l’oportunitat d’escriure, d’expressar-me, ahí està el meu ‘Jumpman’. Fa ja més de 30 anys que tinc aquesta idea rondant. […]
Punto de vista
1.d4 d5 2.c4
...a vegades sorgeixen menuts miracles com aquest darrer, amb el serial de la noia que juga un “1.d4 d5 2.c4”.
N’estic segur, que com tants altres, i en part jo mateix; ara fa uns segons, vostè s’ha marcat un punt perquè coneixia aquesta successió de moviments que posa títol al present text. Pot ser ho està fingint, perquè acaba d’aterrar en aquest nou diccionari d’entre les seixanta quatre rajoles bicolors, o simplement seguirà llegint per […]
Punto de vista
El imparable impacto del “Penaguilagate”
El escándalo protagonizado por el alcalde nos ofrece un retrato de grupo de la actual escena política alcoyana
El “Penaguilagate”, la noticia de que la primera autoridad alcoyana había fijado su residencia en Penáguila en lo más crudo de la pandemia, ha tenido una inesperada consecuencia: nos ha ofrecido a todos los alcoyanos una valiosa fotografía de grupo de la política local. Tras casi un año de anormalidad, en el que todas las […]
Punto de vista
Es la guerra
Javier Llopis, 11/03/2018

Millones de ciudadanos del mundo se levantan cada mañana con la firme voluntad de zurrarle la badana digital a cualquier convecino que no piense como ellos. Tipos de todos los rincones del globo terráqueo arrancan sus jornadas encarados a un ordenador o a un móvil, buscando en la actualidad algún asunto sustancioso que les provoque indignación y cabreo.

Majaras de todas las razas y de todos los credos políticos teclean diariamente sus correspondientes dosis de bilis, de amenazas y de  insultos,  empujados por el deseo de lograr su minuto de gloria por el calibre de sus exabruptos o por su capacidad para arrastrar a miles de seguidores con sus locuras delirantes. Puede que internet y las redes sociales sean unos instrumentos maravillosos para abrir debates participativos y para intercambiar información, pero lo único cierto es que este adelanto tecnológico se está transformando en un gigantesco ring de boxeo para que la gente se dé de hostias hasta en el carnet de identidad; en un contundente martillo pilón para aplastar al que sea diferente o al que ose discrepar de los planteamientos del prójimo.

Tipos que se escandalizan por la impresentable condena de cárcel a un rapero acusado de insultar al Rey, no dudan un utilizar las redes para exigir el cierre sumarísimo de los periódicos y de las emisoras de radio que no les gustan, al considerar que estos medios de comunicación son instrumentos del capitalismo opresor. Gentes de orden y de piel muy fina, que se indignan por un cartel de fiestas que hace mofa de la imagen de la Virgen de su pueblo, califican de golfa, sucia y fea a cualquier representante democrática de la CUP que se atreva a dar su legítima opinión sobre un tema de actualidad. A todo el mundo se le llena la boca con la libertad de expresión, pero nadie está dispuesto a practicarla. En las guerras de internet no se hacen prisioneros; el más mínimo asomo de disidencia es perseguido con furia asesina y al reo se le aplican de forma inmediata dolorosas sentencias condenatorias en las que no faltan ni las descalificaciones profesionales ni los más sangrientos ataques personales. A todo el mundo se le llena la boca con la libertad de expresión,  pero nadie parece dispuesto a emplear ni un segundo de su tiempo en analizar los argumentos del enemigo antes de verter en la red su diaria ración de veneno dialéctico.

Enfrentados a este huracán de mala folla, resulta difícil vencer la tentación de hacer sociología barata y de afirmar que esta sociedad está aquejada por un ataque transitorio de locura. También se suele incurrir en el error de echarle las culpas a las nuevas tecnologías, en un intento tan anacrónico como inútil de frenar los avances del progreso y de ponerle puertas al campo. Las cosas son mucho más simples. Internet y las redes sociales se limitan a darle visibilidad a todos las voces de  una sociedad plural y a mostrárnosla tal y como es: con sus correspondientes cuotas de imbéciles, de tipos inteligentes, de analistas certeros, de cronistas de brocha gorda, de personas equilibradas, de escandalizados profesionales, de sutiles humoristas y de furibundos tontos del haba. Estaríamos, pues, ante una mera cuestión de semántica. Si uno lo piensa bien, el cambio más significativo de la revolución digital es que ahora utilizamos el término troll para referirnos al clásico hijo puta.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario