Destacados
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (y 23): balance de daños personales
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
En las películas de guerra, cuando un acorazado recibe el impacto de un torpedo enemigo, el capitán del barco se dirige inmediatamente al primer oficial para pedirle que haga un balance de daños. Entre humaredas, explosiones y gemidos de la marinería herida, se hace una rápida evaluación de la situación de la nave, para ver […]
Punto de vista
La alcoianía en els temps del còlera (22): reflexions d’un corredor sense fons
Cròniques del coronavirus a la industriosa ciutat del Serpis
Ara que he tornat a córrer he vist que a determinades zones d’Alcoi hi ha banderes d’Espanya penjades als balcons amb un crespó negre. Es diferent al que succeeix amb els cartells de SE VENDE o SE ALQUILA que estan per tot arreu. En canvi les banderes no. Hi ha zones on hi ha moltes […]
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (21): la apexinamenta general que nos invade
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Conozco un tipo que estaba en la terraza de un bar, que intentó beberse un tercio de Mahou sin quitarse la mascarilla y que acabó perdido de cerveza. Hay fumadores que han quemado una buena cantidad de guantes de látex mientras intentaban encenderse un cigarro. Y se han dado casos de brillantes economistas que tardan […]
Punto de vista
La alcoyanía en los tiempos del cólera (1): se puede sobrevivir sin la caña del domingo
Crónicas del coronavirus en la industriosa ciudad del Serpis
Javier Llopis, 15/03/2020

Primer día de confinamiento. Calles vacías y un tiempo primaveral que impulsa a irse a una Vía Verde vetada por decreto ley y por una ostentosa presencia policial. Primera lección de la jornada: se puede sobrevivir al domingo sin ir al bar a tomarse la caña de rigor, aunque resulta duro y antinatural. Mientras los adictos a la albóndiga de aladroc lloran sus miserias, runners con síndrome de abstinencia hacen maratones por el pasillo de su casa. Los locos se han apoderado de las llaves del manicomio de internet y si uno ve los informativos de la tele más de una hora seguida, acaba sumergido en el llanto incontrolado.

15 de marzo de 2020: “Riu en la esfera la primavera”, pero Alcoy se ha quedado sin Fiestas. Tras la suspensión/aplazamiento de las Fallas, nuestros Moros y Cristianos han caído por su propio peso. Las órdenes vienen de arriba (de muy arriba) y la única capacidad de maniobra que les queda a los poderes locales (políticos y festeros) es la de buscar fechas alternativas. Al grito de “la salud es lo primero” la gran familia festera parece haberse olvidado de todas sus divisiones internas y el desolador panorama nacional hace que asumamos con normalidad una decisión que hace sólo unos días habría provocado una auténtica guerra civil.

Es como el Día del Descanso, pero a lo bestia. Los escasos transeúntes salen a la calle a hacer “mandaos” rápidos y concretos; todos llevan perfectamente preparada su justificación, ya que no saben si se han de enfrentar a un control de la Guardia Civil, a una patrulla de la Policía Local o a un escuadrón de boinas verdes. Alcoy vive una extraña jornada dominical en la que por primera vez en su historia contemporánea está  terminantemente prohibida la Vuelta a los Puentes.

En la memoria colectiva de todos, aún flota la vergüenza y la indignación por las imágenes vividas el día anterior en los distintos mercadonas de la ciudad. Una foto incendia las redes sociales y con ella una pregunta irresoluble: ¿para qué demonios puede necesitar una familia normal 300 flanes de vainilla?.

Desde las calles llega a las casas un silencio intranquilizador. La gente se asoma a los balcones de vez en cuando con el secreto deseo de ver pasar un coche. Sólo el autobús urbano casi vacío rompe de vez en cuando un paisaje postnuclear.

Primera jornada triunfal de confinamiento alcoyano. Gori Casasempere distribuye por las redes una interpretación al piano de un pasodoble festero y la gente se mete en todo tipo de terapias ocupacionales: cocinar, leer libros, ver películas o arreglar la casa de forma compulsiva.

Nota importante: por mucho esfuerzo que se haga, las tapas cocinadas en casa nunca están tan buenas como las del bar. Eso es así, por mucho que nos pese.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario