Destacados
Punto de vista
Eixos penjats que escriuen
...tots aquests que no paren de xerrar, els uns amb els altres, sense fer-se cap fotografia ni consultar el telèfon, que són, que pretenen, què hi fan, en aquest món?
Acabe d’arribar d’un viatge que m’ha dut a L’Ametlla de Mar, una deliciosa localitat de les Terres de l’Ebre, al Principat. Allí ens vam aplegar un bon grapat de professionals i aficionats a l’escriptura per presentar-hi un llibre de relats de creació col·lectiva, el títol del qual en recomana la lectura a la vora del […]
Punto de vista
En torno a los peligros del Síndrome del Sumby
Los alcoyanos hemos convertido la nostalgia personal en un instrumento de análisis de la realidad social y económica de nuestra ciudad
Cualquier alcoyano con más de 60 años en las costillas recuerda el maravilloso diseño de la botella de Sumby: un refresco estrictamente local, que forma parte de nuestro patrimonio sentimental y cuya memoria es idolatrada por muchos paisanos, que creen que la llegada de la Fanta y de la Coca Cola fue el primer capítulo […]
Punto de vista
Locutor
Temps era temps, quan encara existien els dinosaures, que hi havia un conegut locutor de ràdio que estava en contra de la igualtat en la festa. Aquell locutor va dir, a través de les ones, que si un dia en la seua filà entrava una dona ell es posaria una falda prisada. Com diria el […]
Punto de vista
Siluetas
Alcoy visto con los ojos apasionados y críticos de una alcoyana de adopción
Marta Pascua, 24/03/2015

Hace tiempo me preguntaron qué era lo que más me gustaba de Alcoy. Seguramente, muchos alcoyanos hubieran dado una extensa respuesta aludiendo a la infinidad de cosas que ofrece la ciudad. Yo, alcoyana de adopción durante unos cuantos años y viviendo con gran intensidad todos y cada uno de los momentos cruciales de la ciudad, contesté que solo me gustaban dos cosas.

Lo primero que me gusta de Alcoy es su skyline. Normalmente, el skyline alude a las siluetas de las estructuras o edificios más altos de las ciudades, pero llevado a un entorno natural como el de nuestra ciudad, el Barranc del Cint se llevaría el primer puesto.
La segunda cosa que me gusta de Alcoy es otra silueta; la de los tres Reyes Magos caminando majestuosamente hacia el portal de Belén cuando van a adorar al niño. Las campanas de Santa María repican al tiempo que el Aleluya de Haendel suena en toda la plaza y los fuegos artificiales la iluminan en todo su esplendor. Ese es un skyline mágico.
¿Es poco para una ciudad con tanta historia? Quizá sí. Es una cuestión de gustos y de mirar un poco más allá de lo que nos rodea. Por ejemplo, en mis respuestas no está la gastronomía; no porque no la tenga en cuenta, que me parece exquisita y variada, sino porque vivimos en un país con gran variedad gastronómica y cualquier ciudad podría competir con Alcoy en este aspecto. Eso sí, tengo que hacer una pequeña mención y reverencia a la aceituna rellena de (rica) anchoa, producto 100% alcoyano, y que nos deja como referente en el relleno de aceitunas. Pero si estoy a 10.000 km de distancia de esta ciudad, desde luego, no me vendrá como recuerdo… una aceituna.
Pero seguimos con el repaso alcoyano de lo que me podría o no gustar.
Las fiestas. Muy bonitas y muy polémicas. Pasopalabra. Tengo que decir a favor de ellas que son espectaculares y sorprendentes para el visitante, y para mí, únicas en su especie. Una manera de poder disfrutarlas en todo su esplendor es verlas a pie de calle. Por ejemplo, es muy divertido y no tiene desperdicio el momento previo al comienzo de las entradas, justo antes de que los confeti se conviertan en los segundos protagonistas de la fiesta, por su intromisión en las cabelleras de los espectadores y porque tiñen la ropa si llueve. El repaso de estilismo y “critiqueo” hacia los que tienes enfrente o a los que pasean calle-arriba-calle-abajo luciendo el modelito primaveral, es algo digno de estudio sociocultural.
Para ver el susodicho evento en condiciones es necesario llevar: bolsa de plástico de Mercadona o similar con gran cantidad de avituallamiento para ti (y tus acompañantes de silla), con coquetes, coca de farina y tomate, pipas u otros frutos secos y cualquier variedad del tradicional bocata. En esa bolsa también va incluida cualquier bebida o refresco. En otra bolsa, también de plástico, se presentan objetos para la supervivencia climatológica festera tales como: abanicos, gorras, crema solar con factor 50 para el sol, rebequita, paraguas y chubasquero por si llueve. (Yo he llegado a vivir tanto el pack alimenticio como el de supervivencia en una misma tarde y he de decir que es una experiencia altamente recomendable)
Me paro a pensar, ¿qué más me puede gustar de Alcoy? ¿El centro histórico? Tiene una gran variedad e importante patrimonio arquitectónico, sí, pero no más que cualquier otra ciudad de nuestra bonita y querida España, esta España nuestra…
¿Deportes? Sí, tenemos deportistas de élite que están haciendo que el nombre de Alcoy no se recuerde sólo por la famosa “moral”. Actores, músicos, cantantes, escritores, arquitectos, pintores, etc., que han salido de las calles de Alcoy y que son recordados y mencionados con mucho orgullo, pero será que yo no debo ser muy mitómana porque ninguno de ellos es motivo para que me guste más o menos la ciudad.
El clima… mediterráneo, (vamos, el frío en invierno y el calor en verano de toda la vida) Los accesos y comunicación con el mundo exterior… no comment. La contaminación… excesiva (según los últimos datos), la economía e industria… pasando su momento más deplorable, la política… ¡ay, que me atraganto! (Que sea noticia que un político diga que el logotipo de un nuevo espacio cultural le recuerde a un símbolo político, me da grima).
Culturalmente la ciudad también deja mucho que desear y la culpa es, sobre todo, de la mala gestión política. En vez de dejar que todos los políticos nos tomen el pelo con falsas promesas habría que protestar más en los actos públicos en los que se dejan ver para hacer el paripé. Sí, seguramente no serviría de nada, pero la poca vergüenza que les queda se vería afectada. Podríamos coger un ejemplo reciente que se dio en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas hace ya más de un mes durante la Gala de los Premios Goya.
Una pequeña representación de nuestro cine patrio cantaba al unísono (y en pésimo playback) la archiconocida canción ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico. La canción fue todo un dardo reivindicativo hacia la cultura, y más concretamente, hacia el ministro Wert, que se encontraba sonriendo amargamente suponiendo que eso sería tan sólo el aperitivo de lo que le iba a caer durante toda la gala. El resistiré hizo vibrar al auditorio y levantó al público asistente al término de la canción, poniendo la piel de gallina a más de uno; porque hay que reconocer que la canción como protesta llega y los actores de nuestro cine están pasándolas canutas para mantenerse cada año en las carteleras y no dedicarse a otras cosas no vocacionales.
El otro momento estelar de la noche lo protagonizó Pedro Almodóvar con el discurso que dio para entregar el Goya honorífico a su gran amigo Antonio Banderas. Cuando llegó el turno de… ¡Pedroooooo! (como diría la Pe) no demoró mucho en sacar su protesta. Al agradecer la asistencia a todos los allí presentes, y a los que hacen posible que la cultura no decaiga, soltó la frase más retwitteada de toda la noche: “a todos los amigos de la cultura y del cine español, señor Wert, usted no está incluido”. Sin comentarios. Un 10 para Almodóvar.
Aquí en Alcoy, a diferencia, no hay narices para dirigirse tan directamente a cualquier concejal de nuestra ciudad, y decirle que no está incluido en los agradecimientos cuando se produce cualquier tipo de evento social.
Se protesta y se critica en la calle la mala gestión que realizan los diferentes políticos alcoyanos en sus diferentes concejalías, pero todo esto se hace a sus espaldas, para que no se molesten los pobrecitos y con la excusa de que por mucho que se proteste no harán nada. Ahí está el fallo. El resistiré no ha cambiado nada el mundo de cine, evidentemente, pero puso en el punto de mira al ministro. ¿No se debería aquí actuar así? ¿O seguiremos mirando para otro lado y con el consabido peloteo, por ejemplo, el próximo día Mundial del Teatro?
Yo, propongo para ese día tan emblemático cambiar el Resistiré por el Sobreviviré de Mónica Naranjo, ¿quién me hace los coros?

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Ainatura says:

    Estoy de acuerdo con todo lo que dices, como alcoyana residente en Alicante (que no es que esté muy lejos, pero lo suficiente para echar de menos Alcoy) Siempre suelo revindicar las virtudes de nuestra ciudad, a veces parece que somos nosotros mismos los alcoyanos los que hacemos mas propaganda. Pero ojo, no solo hay que hablar de lo bueno…

    Muchos recordamos con vergüenza los paseillos que se daban Trillo, Zaplana y demás por nuestra ciudad en fiestas. Pero parece ser que esto a cambiado mucho, no se si en los políticos pero sí en la ciudadanía. El presidente de la generalitat Alberto Fabra, fue recibido por una monumental pitada cuando apareció en festas sin ser invitado.

  2. Marta says:

    Me acuerdo de aquel momento Anaitura. Si nos toman el pelo con sus falsas promesas habrá que prostestar, ¿ no?. Aquí, en Alcoy, a los políticos se les «mima» demasiado por dos razones; porque dicen que no vale para nada prostestar y porque creen que al que prostesta lo tienen señalado y luego no está en disposición para pedirles nada. Vamos, que les critican todo y más por detrás y luego cuando los tienen delante, palmadita y a reirles las gracias. Y así no se arregla ni Alcoy ni el pais. Las cosas claras y el chocolate espeso.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario