Destacados
Punto de vista
No sols Radetzky
Llestos per novament deixar-nos encisar, llestos per novament trobar nous colors sobre la mateixa pintura, i llestos per complir novament amb una tradició d’anys. La sala de concerts més daurada i més famosa del globus, on un dia vaig tenir el plaer de trepitjar i fer sonar al meu millor amic, obria les portes un any més al món. El final era més que conegut el d’aquesta història, però pot ser el que hi passés al mig despertaria més interès.
Amb el passat concert d’any nou, i com amb tants altres, i els que hi queden, ens topem de nou amb el centenar de crítiques sobre la direcció de qui es puja al podi. Com mou la batuta, si porta o no la partitura al davant o si fa floritures amb els gestos. Molt més […]
Punto de vista
Recortes de recorrido y enfermedades de crecimiento
Una reflexión sobre la polémica en torno a los cambios en la Cabalgata y el Bando Real
FOTO: PACO GRAU
Tenemos entre manos una fórmula de éxito incontestable: la Cabalgata de Reyes Magos y el Bando Real de Alcoy. El modelo actual, diseñado en los años 80 del pasado siglo por el ayuntamiento de Pepe Sanus, funciona como un cohete desde hace más de 30 años y se ha convertido en un motivo de orgullo […]
Punto de vista
¡Bares, qué lugares!
Una divagación sobre urbanismo, casco histórico y hostelería
FOTO: PACO GRAU
A lo largo de los últimos 40 años, los alcoyanos hemos podido disfrutar de innumerables proyectos para recuperar nuestro casco antiguo, hemos asistido a decenas campañas para reactivar el centro histórico y hemos visto a políticos de todos los colores anunciar la inminente rehabilitación del corazón de la ciudad.
Punto de vista
De Independentia
Punto de vista
Hogwarts
Punto de vista
A por ellas !
Punto de vista
Un recuerdo imperecedero y una contra crónica esperanzada
Mauro Colomina, 29/08/2018

El recuerdo imperecedero.

Fue en el verano del 97 o 98 cuando yo oficialmente conocí al Alcoyano. Fue con un Alcoyano en Tercera y en decadencia. Esa fue la presentación oficial: Mauro, Alcoyano; Alcoyano, Mauro. Fue mi iaio Enrique -Ribelles, como era conocido- el que se encargó de las presentaciones durante la pretemporada y yo quedé encantado. Él era abonado y a mí, que no me gustaba el fútbol, deseaba que me gustara. Eran entonces momentos perfectos para conocerlo de cerca.

La verdad es que los recuerdo como partidos soporíferos en los que yo preguntaba a cada momento si habían marcado porque mis ojos no estaban en el campo, sino que me dedicaba a jugar pasando por debajo de las clásicas barras metálicas de los palcos de tribuna y engancharme como un chimpancé de ellas. Pero, curiosamente, esos primeros partidos plantaron en mí un germen.

No hizo falta mucho más como para adoptar a aquél equipo como mi favorito. Ese mismo año cuando volví al cole en septiembre recuerdo que en la clase de educación física el profesor nos preguntó de qué equipo éramos, no lo dudé: del Alcoyano. Fui el único. Algunos compañeros que habían oficializado su amor por el Barça o el Madrid se unieron al carro: ¡yo también! ¡Ja!, tarde.

Mi iaio Enrique dejó en mí huellas imborrables: el gusto por la escritura en general y la poesía en particular, inquietud investigadora y aquella presentación con el CD Alcoyano en lo que serian los inicios de mi gusto por el fútbol. Él ahora no está, murió hace escasos días, y escribiendo este artículo, sentía la necesidad de hacerle un pequeño homenaje al que fue un mentor de muchas cosas y de entre ellas del Alcoyano.

No sé qué pensaría ahora del club, 20 años después. Pero si en sus momentos malos fue un incondicional, entiendo que ahora también lo sería. Al final, los que no sentimos los equipos de la élite como nuestros, estamos acostumbrados al barro. Y a sufrir, sobre todo a sufrir.

La contra crónica

Des de Toni Seligrat se despidió justo en el momento que más lo queríamos -y necesitábamos-, me atrevería a decir que no había vuelto a disfrutar de un partido en el Collao.

Salió Rubio por un maltrecho Eldin que, hasta la lesión, estaba demostrando buen nivel pero que Rubio se encargó de que lo olvidásemos en pocos minutos enchufando un gol que devolvía ilusión al Collao.

En el fútbol de los mundanos, el del Alcoyano, no existe tiempo para la ternura. ‘No hemos venido a hacer lo decente, hemos venido a cumplir órdenes’, grita el Capitán Miller en Salvar al soldado Ryan interpretado por Tom Hanks. Y a eso se dedicaron los jugadores del Alcoyano contra el Barça B. El juego no llegó a embarrarse, pero sí fue duro y eso a la afición le gusta.

Serios en la presión, duros en todas las líneas, compactos. El guion de Mir se cumplió y la estrella del Barça B, Riqui Puig, pasó de largo tan rápido como las vacaciones de verano.

Vicente Mir demostró pragmatismo, que es lo que funciona con el fútbol que no maneja millones, el de los mortales, el de los que estamos acostumbrados a perder. Eso no quita que el equipo tenga una personalidad propia y que plasme una identidad característica. El equipo fue solidario y los jugadores se atrevieron a ganar. El 3-1 no fue ni justo ni injusto: fue luchado, y eso dice mucho del conjunto que lo jugó.

Los alcoyanistas, que tendemos a adorar a los centrocampistas y que llevábamos tiempo huérfanos de alguno que nos calase, por fin, parece que volvemos a encontrar a un chaval al que admirar: de Lerma. Es de esos jugadores al que el balón le tiene cariño y muestra inteligencia, porque la inteligencia no es otra cosa que la capacidad de adaptarse al medio.

El partido, con los minutos, se volvió un partido serio y de adultos. Los casi 90 cumplidos nos han sentado bien, de momento. Habrá que ver cómo reacciona el equipo cuando tenga que coger la iniciativa y el balón, sobre todo en el Collao en donde, como dijo Ruso, el equipo nos debe una; y yo a mi iaio, todo un mundo de blanco y azul.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario