Otro mundo en el pantano
Javier Llopis

Mínimo técnico es el término que se utiliza para justificar la paralización de los periódicos desembalses de agua en un pantano, cuando las reservas hídricas se sitúan en niveles excepcionalmente bajos. Tras un año de continuada sequía, el embalse de Beniarrés ha cruzado esta fatídica frontera y sus alrededores conforman un paisaje amenazante y siniestro de basuras y de peces muertos. Paco Grau ha hecho su particular crónica gráfica de este lago castigado por una climatología adversa. Son imágenes duras y misteriosas de un entorno casi lunar, transformado por el abandono.

El pantano de Beniarrés almacena este verano 8,9 hectómetros de agua, lo que supone apenas un 30% de su capacidad total. Un ejercicio hídrico marcado por la falta de lluvias ha hecho que el Serpis apenas si haya aportado caudal a este embalse. La situación es tal, que la pasada semana los responsables de la Confederación Hidrográfica del Júcar decidían que la presa se encontraba en situación de mínimo técnico, lo que supone de hecho la suspensión total de los desembalses previstos para el final del verano. La suelta de reservas antes del otoño es una medida habitual, para evitar que los pantanos estén demasiado llenos durante las épocas de gotas frías y grandes avenidas. La medida de la Confederación tiene, además, otra consecuencia importante: la paralización del uso de aguas de Beniarrés para riegos en la comarca valenciana de la Safor.

El descenso de los niveles del agua va descubriendo poco a poco un paisaje oculto. La cámara de Paco Grau ha hecho un recorrido por ese mundo tétrico de objetos sin sentido, peces muertos y viejas sillas olvidadas por algún pescador. Es la cara más surrealista y dramática de una sequía que ha cegado nuestras fuentes y que ha dejado nuestros ríos reducidos a un caudal mínimo.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario